Sporting

Sporting | Desastre rojiblanco

Partido disputado en El Molinón. /ARNALDO GARCÍA.
Partido disputado en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA.

El Sporting sale goleado de El Molinón en su primera derrota como local ante un Cádiz eficaz

ANDRÉS MAESE

No quiso hacer pública su opinión Paco Herrera, el pasado viernes, cuando se le cuestionó por el estilo de juego del Sporting. El técnico prefirió guardarse la idea de fútbol que tiene en la libreta para desarrollar en Gijón, pero después del encuentro ante el Cádiz, bien parece que aún no tiene respuesta.

El Sporting ni está, ni se le espera. La falta de efectivos que marquen la diferencia sobre el terreno de juego es notable, ya lo dejó caer en más de una ocasión el técnico catalán. Las dudas generadas en las últimas jornadas tocaron fondo ante el Cádiz. Un vez más, el cuadro rojiblanco se vio superado por su rival.

Esta vez el choque fue ante un conjunto al que no le importa tener la posesión del balón y busca la portería rival con velocidad y profundidad. Así lo definió Herrera y no le faltó razón. El Cádiz esperó su oportunidad para batir a Mariño y el plan le salió a la perfección.

0 Sporting

Mariño; Calavera, Álex Pérez, Barba, Isma López; Bergantiños, Carmona (Rachid. M, 66); Rubén García (Castro. M, 54), Moi Gómez, Santos; y Scepovic (Pablo Pérez. M, 81).

3 Cádiz

Cifuentes; Carpio (Mauro. M, 16), Servando, Villanueva, Bijker; Garrido, José Mari, Álex Fernández, Salvi, Álvaro García (Perea. M,88) y Carrillo (BArral. M, 82).

goles
0-1: M, 22. Garrido. 0-2: M, 63. Álvaro. 0-3: M, 90.
árbitro
Díaz de Mera. Amonestó a Cifuentes.
Incidencias
Partido disputado en El Molinón ante 19.794 espectadores.

En el ecuador de la primera parte encarriló el choque tras un saque de esquina que cabeceó Garrido. La puntilla la puso Álvaro en la segunda parte para la desesperación de los algo menos de 20.000 espectadores que acudieron al estadio.

Mientras tanto, el Sporting intentó no se sabe muy bien qué para que los tres puntos se quedaran en Gijón. Bergantiños, Moi Gómez y Carmona fueron los elegidos para fabricar el fútbol del equipo, pero de sus botas apenas nacieron jugadas de peligro.

El centro del campo es la gran debilidad del cuadro de Paco Herrera.

Sin él, se pierden las posesiones del esférico, apenas se genera peligro en el área rival y lo que es más importante, se pierden los partidos.

Hasta la fecha, los resultados disimulaban las carencias del Sporting, pero la derrota cosechada ante el Cádiz ha dejado al descubierto las imperfecciones de una plantilla que Torrecilla y Herrera renovaron durante el pasado verano.

Más noticias

La ausencia de Sergio ha roto por completo a un equipo que, al menos, estaba equilibrado sobre el verde. Una característica que viendo el nivel de la Segunda División es suficiente para mantenerte en la zona alta de la clasificación. Unas posiciones que el Sporting abandona con la derrota.

A la falta de ideas del equipo hay que añadir que la parcela defensiva no es lo que era. Barba parece desquiciado y comete errores de bulto, mientras que Álex Pérez se dedica a sacar el balón jugado con desplazamientos en largo que terminan siendo previsibles.

A todo ello, hay que sumar la anarquía que se vive en el ataque.

Santos parece enfadado por jugar en la banda izquierda. En la primera parte tuvo un par de acercamientos que finalizó sin mirar una posible opción de pase.

Para rematar la faena saltó Barral al campo. Cuando el Sporting buscaba a la desesperada un gol que le metiera en el encuentro. El gaditano terminó el partido sellando el tercer tanto de la noche. No lo celebró, pero poco le importó a los pocos seguidores que aguantaron estóicamente al pitido final.

Lo vivido en El Molinón fue un auténtico desastre. Mucho tiene que trabajar la secretaría técnica en el mercado invernal, ese que tanto dicen que no les gusta, para intentar enderezar el rumbo. El Sporting está falto de todo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos