Sporting

El Sporting cierra el ejercicio 2016-2017 con 6,7 millones de euros de superávit

El presidente Javier Fernández, durante un acto del Sporting de este año./DANIEL MORA
El presidente Javier Fernández, durante un acto del Sporting de este año. / DANIEL MORA

El club presentará a los accionistas en la junta del próximo 14 de diciembre un presupuesto para el presente curso de 32,9 millones

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting presentará a sus accionistas, en la junta que ayer quedó fechada para el próximo jueves 14 de diciembre en el Palacio de Congresos de la Feria Internacional de Muestras, un superávit de 6,7 millones de euros correspondiente al último ejercicio, que revela un crecimiento de la institución en lo económico que trae aparejada una reducción notable de la deuda de la sociedad. Ambos aspectos, que se expondrán al escrutinio social, están impulsados por la inyección de los derechos de televisión y la propia gestión que ha llevado a cabo la entidad.

Asimismo, los números revelan un presupuesto de casi 33 millones de euros para la presente temporada, en la que se prevén obtener unos 7,2 millones de beneficios, pese al descenso a Segunda División tras una temporada catastrófica en lo deportivo. En esta partida del curso actual no está incluido, en todo caso, la totalidad del traspaso del canterano Jorge Meré al Colonia, que se cerró en unos 9 millones de euros en el pasado mes de julio, de los que solo se han consignado cinco.

Más noticias

Son algunas de las cifras que el Sporting analizará en la mitad del mes de diciembre junto a sus accionistas, en una junta que se celebrará en el recinto ferial a partir de las 18 horas, en primera convocatoria, con la posibilidad de que se traslade al día siguiente en segunda, aunque es poco probable por todo el capital social que aglutina la familia Fernández. El ejercicio económico, auditado por la firma E.B., describe un club saneado en un curso histórico para la reducción de la deuda a niveles desconocidos en las últimas décadas, aunque la temporada pasada fuera decisivo para ello con un segundo año en Primera.

También destaca el informe, en ese sentido, que por primera vez desde hace años el Sporting ha vuelto a situarse en patrimonio neto positivo, evitando la amenazante situación de causa de disolución, gracias a la activación de la concesión de la cesión del uso de El Molinón por el plazo de treinta años -«sin perjuicio ni salida de dinero de las arcas públicas hacia el Sporting», subraya el club- y a la marcha económica de las dos últimas temporadas. Sí se resalta, no obstante, que la cifra de fondos propios negativos se mantiene en 7,7 millones de euros, aunque la previsión es que esta cantidad pase a ser positiva en un periodo máximo de dos temporadas. Todo ello deriva en una mejora de los indicadores, como el grado de solvencia -la relación entre el activo total y los pasivos no corrientes y corrientes-, que se eleva hasta 1,63, siendo.

Por otra parte, el informe confirma que el último ejercicio fue decisivo para la entidad, que consiguió virar su rumbo y encauzar su situación financiera, suavizando a nivel económico el impacto del descenso a Segunda que no pudo evitar. El importe de la cifra de negocios se disparó hasta los 52,3 millones de euros, casi doce millones más que en el curso anterior.

Entre otros detalles, la partida destinada al pago de los tres consejeros del club está incluida en la memoria que se les entregará a los accionistas. Está detallada dentro de los salarios, con variaciones en la remuneración dependiendo del grado de exclusividad de cada uno, que es máximo en el caso del presidente Javier Fernández. Esta partida, como se acordó en su momento, procede del 0,65% de la cifra real de negocio del Sporting, aunque no se llega a cubrir todo el porcentaje. Los sueldos al personal deportivo, en ese sentido, ascendieron a 3,1 millones de euros en el curso pasado, incluida la partida de los consejeros y del personal no deportivo: dirección deportiva, servicios médicos, utilleros, fisios, administración, tiendas, mantenimiento y otras parcelas del club.

Uno de los puntos más relevantes en el informe de la situación financiera de la entidad es el destinado a la deuda. El club, que tiene que afrontar algunos pagos en el mes de diciembre -la devolución de la ayuda al descenso (1,5) y el histórico último plazo de la deuda concursal subordinada (6,7)-, reducirá hasta los 3,6 millones de euros la deuda a final de año. Esta es la que el presidente Javier Fernández denominó en la última junta como «no estructural» y que arrastraba el club de ejercicios anteriores. Ha insistido el Sporting, en ese sentido, en que siempre quedará pendiente la deuda «estructural» al final de cada curso, correspondiente a Hacienda y otros pagos que obligatoriamente hay que realizar con el cierre de cada ejercicio, oscilando entre los 6 y 10 millones de euros dependiendo de la categoría en la que milite el equipo.

En relación a los números del curso presente, que también serán escrutados por los accionistas de la sociedad, el presupuesto ha experimentado una importante y lógica merma con el descenso a Segunda División, donde los ingresos por televisión, principalmente, se reducen de forma notable en un contexto de crecimiento económico de la Liga.

Con todo, el presupuesto del Sporting ronda los 33 millones de euros, casi 20 millones menos que en el último curso, que presenta una desviación de unos tres millones de euros con lo que se había presupuestado inicialmente. Esto se debe a que el club ha incluido los 1,5 millones de euros que quedan pendientes de devolver por la ayuda del anterior descenso a Segunda y otra cantidad similar que se ha provisionado como gasto por el juicio que hay pendiente con los anteriores miembros del cuerpo técnico del primer equipo, además de un porcentaje de las obras que se realizaron este verano en El Molinón, con el nuevo césped y la megafonía, y Mareo.

El mayor empuje de esta partida llega de los derechos televisivos (8,8 millones de euros), de la ayuda al descenso (9,6 que no hay que retornar como con la anterior ocasión), del porcentaje consignado del traspaso de Meré (5 millones de euros) y de los ingresos por abonados, que representa uno de los puntos fuertes del Sporting. La campaña de abonados del club, de hecho, se cerró con 24.402 abonados, una cifra récord en toda la historia de la entidad, pese al descenso a Segunda, incentivada por los precios de los abonos y la presencia de Miguel Torrecilla y Paco Herrera al frente del proyecto.

Los gastos, por el contrario, se elevan hasta los 23 millones de euros. Lógicamente, la mayor parte recae en los sueldos y salarios de la plantilla deportiva (9,4), que incluyen a futbolistas del primer y segundo equipo y, también, el cuerpo técnico de las dos plantillas. Mientras, los sueldos del personal no deportivo caen hasta los 2,8 millones de euros. Todo ello será examinado y debatido con los accionistas el próximo 14 de diciembre.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos