El exfutbolista internacional dirigió al Elche y al Rayo Vallecano en las dos últimas temporadas

Rubén Baraja, en su etapa como jugador./
Rubén Baraja, en su etapa como jugador.

'Pipo' Baraja, con una exitosa trayectoria como futbolista, aunque menos llamativa como técnico, llegará a Gijón con un bagaje profesional como entrenador todavía breve

J. BARRIO GIJÓN.

El ventilador comenzó a funcionar con la partida de Paco Herrera. Los nombres de varios entrenadores empezaron a florecer alrededor del Sporting, que ya llevaba recibiendo ofrecimientos en las últimas semanas, al olor a quemado que desprendía el proyecto. La comunicación de despido al técnico catalán, en ese sentido, dio paso a la apertura de una negociación con el exfutbolista internacional Rubén Baraja, con el que las conversaciones avanzaban y proseguían durante la noche y que ya había sonado en el entorno del club hace varios días.

De fructificar las conversaciones, 'Pipo' Baraja, con una exitosa trayectoria como futbolista, aunque menos llamativa como técnico, llegará a Gijón con un bagaje profesional como entrenador todavía breve y que le ha llevado al Elche (2015-2016) y al Rayo Vallecano (2016-2017). En esa primera temporada finalizó en mitad de la tabla con el conjunto ilicitano, en Segunda, y declinó continuar una segunda temporada por falta de sintonía con los dueños. La experiencia del Rayo fue más efímera. Llegó como sustituto de José Ramón Sandoval y dirigió al equipo vallecano en trece partidos, siendo destituido en el mes de febrero con tres victorias en trece encuentros. En cualquier caso, el club apuesta fuerte por este técnico.

El club trabajaba ayer a contrarreloj para tratar de cerrar esta incorporación durante la jornada de hoy, que se prevé intensa. Miguel Torrecilla, que comunicó la decisión a Herrera, llevaba el peso de las negociaciones con la intención de que Baraja pueda dirigir esta tarde al equipo. En ese sentido, el entrenamiento estaba previsto inicialmente para esta mañana y el club decidió postergarlo hasta la tarde. Esta situación, en todo caso, está en el aire. De no alcanzar un acuerdo en tiempo y forma, un entrenador de la casa, pendiente de concretar, dirigirá el entrenamiento.

Desgastado Paco Herrera, el nuevo entrenador se estrenará el domingo en El Molinón frente al Tenerife (18 horas). Los servicios médicos valorarán en los próximos días si este finalmente podrá contar con Sergio Álvarez, quien tratará de llegar al encuentro si esto no supone un riesgo para su lesión. La recuperación de algún mediocentro se presenta capital con el recuerdo de lo sucedido en el Miniestadi, donde Herrera solo contaba con Nacho Méndez y Pedro Díaz como mediocentros específicos para afrontar el choque, además del reciclaje al que tuvo que someter a Álex Pérez.

Cuatro entrenadores

Si no hay un retroceso en la negociación, Baraja será el cuarto inquilino del banquillo de El Molinón en un año agitado, que se ha cobrado a Abelardo, Rubi y, ayer, a Paco Herrera. A su favor, el nuevo técnico tendrá la posibilidad de mejorar la plantilla con una partida económica que está reservada para el mercado de invierno, pero que se resentirá ligeramente con el despido de Herrera. Torrecilla analizará con el nuevo fichaje las necesidades de la plantilla, concretadas hasta hace unos días en la búsqueda de un extremo y un mediocentro, algo que había ganado terreno en los últimos días tras la plaga de lesiones en el centro del campo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos