Sporting

El Sporting deja ver sus costuras

Los rojiblancos pagaron su falta de pegada ante un Celta que se aprovechó de su fragilidad defensiva

VÍCTOR ROBLEDO

Decía Paco Herrera en la víspera que el partido contra el Celta sería «un buen filtro» para calibrar la evolución de su equipo tras dos semanas de pretemporada. De ser así, el Sporting tiene aún importantes aspectos que mejorar antes del inicio de la competición. Ayer, en el Trofeo Isidro Silveira disputado en A Málaga ante el Celta de Vigo y el Racing, los rojiblancos mostraron una imagen irregular, con momentos de buen fútbol, presión alta y ocasiones con otros que evidenciaron cierta fragilidad defensiva y falta de efectividad ofensiva.

El Sporting abrió el triangular enfrentándose al Celta. Herrera apostó por un once en el que destacó la presencia de Pablo Pérez en el costado izquierdo del ataque, con Moi Gómez como enganche. Los rojiblancos intentaron llevar el peso del juego al inicio, pero el Celta no tardó en adueñarse el balón. Los gallegos se adelantaron en su primera llegada, en el minuto ocho, tras un disparo desde el borde del área de Brais, que se envenenó al golpear en un defensa sportinguista.

El Sporting acusó el gol ante un rival que no bajó el ritmo. Los rojiblancos se mantenían replegados con las líneas muy juntas. El Celta pudo dejar encarrilado el partido con una acción individual de Guidetti, pero llegado el minuto veinte, los de Paco Herrera se sacudieron el susto con cuatro llegadas consecutivas gracias, en parte, a una presión más alta. En el 22, a Carmona le faltó velocidad para superar a Cabral cuando enfilaba en solitario la portería viguesa. Un minuto después, Castro remató entre una nube de piernas tras una buena combinación entre Carmona y Pablo Pérez. En el 30 llegó la mejor ocasión rojiblanca, con una falta directa al borde del área botada por Carmona. El balón salió rozando la escuadra derecha.

La mejoría rojiblanca se cortó en seco con el segundo gol del Celta, anotado por Iago Aspas tras un penalti cometido por Pelayo sobre Guidetti. Transcurría el minuto 36. El tímido intercambio de golpes final no cambiaría el marcador. El Celta, en su primer partido de pretemporada, no necesitó su mejor repertorio para superar al Sporting.

Mejor en el segundo choque

El segundo partido, contra el Racing de Ferrol, arrancó con el aliciente de ver formar pareja en el ataque rojiblanco a Viguera y Scepovic, los dos máximos goleadores en Segunda de la temporada 2013-2014. Babin, que el viernes se retiró del entrenamiento, causó finalmente baja, por lo que Paco Herrera optó por mantener en el equipo a Juan Rodríguez. El técnico desplegó un once ofensivo, con Pablo Fernández y Dani Ndi en los costados del ataque.

El Racing de Ferrol apenas cruzó la línea del centro del campo con el balón en su posesión, pero los rojiblancos evidenciaron en la primera fase de este segundo partido la otra carencia localizada por el técnico en su comparecencia del viernes: efectividad. Las ayudas ofensivas de Lora e Isma López facilitaron la combinación entre hombres como Stefan, Viguera y Ndi, aunque sin profundidad. Viguera tuvo en el minuto 23 la ocasión más clara de esa fase del partido, en un buen disparo desde dentro del área que desbarató Néstor con una gran estirada.

La sequía se rompió de golpe en el minuto 36, cuando Scepovic cabeceó un centro desde la banda derecha. En el 40, Nacho Méndez sentenció el partido con el 2-0, tras una buena acción de Viguera. A veinte segundos del final, Pablo Fernández hizo el último tanto. Viguera se plantó solo ante el meta del cuadro gallego y asistió al canterano para cerrar el marcador. El Sporting cumplió en A Malata, pero demostró que trabajo por hacer en las próximas semanas en Mareo, sobre todo en las áreas.

Fotos

Vídeos