El Sporting diversifica en ataque

El Sporting diversifica en ataque

Santos, Carmona, Rubén García y Jony suman el 61,3% de los 44 goles del equipo gijonés

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

La llegada de Rubén Baraja ha propiciado el desmelene definitivo de este Sporting, que ahora celebra con bastante más frecuencia que antes, embistiendo mayoritariamente con cuatro futbolistas de gatillo fácil y enfoque notable: Michael Santos, Carmona, Rubén García y Jony. Reventadores profesionales de porterías, sobre todo el delantero uruguayo, que estrellarán el lunes en Huesca su ariete contra el duro ladrillo de la puerta de entrada a El Alcoraz, sin menoscabo hasta la fecha. Ningún visitante ha logrado salir de allí coronado en lo que va de temporada. Otro estímulo.

A diferencia de otros proyectos, como el que encarna el Valladolid, entregado casi por entero a la brutal pegada de su delantero Jaime Mata (24 goles de los 50 que lleva su equipo), el Sporting diversifica en ataque, buscando un golpe más imprevisible y eficaz en el balance final. Por ahora, la fórmula funciona a Baraja. Su cuarteto de percusión está coordinado como pocos en esta competición. Entre estos cuatro jugadores suman ya 27 de los 44 goles que ha celebrado el equipo, lo que supone el 61,3% de los tantos que ha marcado el Sporting este año. «Las áreas son determinantes», sintetizó el pasado fin de semana Rubén de la Barrera, algo descolocado por el grosor del resultado, con su once abierto en canal por los contragolpes de los gijoneses, adelantados por Jony y Carmona.

Más Sporting

Cuando Paco Herrera y Miguel Torrecilla se sentaron a dibujar el boceto del nuevo proyecto en pleno verano, los dos coincidieron, más allá de realizar otras consideraciones y de que el técnico manifestara ciertos deseos a nivel individual, en la importancia de contar con golpeadores ofensivos de nivel para encarar la competición de Segunda. También velocidad. Mucha velocidad en los últimos metros. Con la plantilla armada y el desarrollo y maduración de la temporada, esto se tornó, sin embargo, en un problema serio, con un grupo que se resquebrajaba por la alegría con la que se embalaban sus cuatro jugadores de ataque en un grupo que estaba prácticamente en pañales, con poco que aprovechar de las incorporaciones de la anterior plantilla. Representativo fue el caso de Stefan Scepovic, ahora en Hungría, al que los técnicos censuraban por su análisis individual de cada situación y su poco interés en desgastarse en la faceta defensiva. Todo lo contrario que Santos, que ahora tiene en Nano Mesa un aliado prometedor y una competencia de nivel.

La recuperación de la pétrea sociedad formada por Sergio-Bergantiños, sumado al orden promovido por Rubén Baraja y al retorno de Jony, con más rigor y equilibrio táctico que otros jugadores que pasaron por su banda, propiciaron una puesta en escena más competente y abrigada. Tanto en defensa como en ataque, donde brilla especialmente este cuarteto de ágiles peloteros, decisivos en el pujante gobierno del exfutbolista internacional. Prueba de ello es que en once de las doce últimas jornadas siempre ha cantado bingo alguno de los cuatro, firmando 17 de los últimos 23 goles del Sporting. Su peso es incuestionable con su fútbol más sintonizado.

El reajuste luce en este tramo definitivo de la competición, al que el equipo rojiblanco llega exhibiendo un potente gancho y una dinámica ascendente, que requiere de la confirmación de El Alcoraz para determinar cómo de accesible están las dos posiciones que otorgan el ascenso directo a Primera. Tras el Valladolid y el Rayo Vallecano, que se han disparado a meter goles hasta contar con cincuenta cada uno, el Sporting ha ascendido hasta alcanzar la consideración del segundo equipo más goleador de Segunda, compartiendo sitio con el Tenerife y el propio Huesca, que calcan sus 44 goles. En ellos hay mucho de estos cuatro jugadores.

La voz cantante

Santos (13), Carmona (7), Rubén García (5) y Jony (3) llevan la voz cantante en la producción ofensiva. Y lo hacen con ambición histórica. La tendencia del grupo de Baraja va camino de abrir una nueva vía estadística. Los 44 goles que resplandecen ahora mismo en el casillero del Sporting suponen la segunda mejor cosecha goleadora de los últimos 37 años en las treinta primeras jornadas de competición. Casi nada. Solo ofrece un registro mejor el proyecto de la temporada 2013-2014, con los serbios liderando la ofensiva en aquel momento, con un bombeo constante y fluido de mandobles que se elevaba hasta los 48 goles. Aunque, también es cierto, aquel equipo sufría terriblemente a su espalda, repleta de remiendos que se descosían en cada ataque rival. A estas alturas ya había lamentado trece goles más en su portería que este Sporting. Esa mandíbula de cristal, sumada a otras cuestiones, terminó por enterrarle. En el equilibrio radica la singularidad de este grupo, que solo ha concedido 27 tantos hasta el momento.

Un partido sin marcar

Contra la voracidad de los cuatro pistoleros del Sporting, el Huesca presenta un ejercicio atronador y tiránico en El Alcoraz, que esta temporada no anda escaso de goles. El grupo de Rubi, que recupera al colombiano 'Cucho' Hernández, su segundo máximo goleador con once tantos (seis de ellos ante su afición), solo se quedó sin marcar como anfitrión en estos quince primeros partidos frente al Sevilla Atlético. Con esa presentación será un hueso duro de roer el equipo oscense, que plantará batalla para evitar el acercamiento clasificatorio de los rojiblancos, que presume de cuarteto al servicio del gol y de la causa Sporting.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos