El Sporting encalla con el viento a favor

Paco Herrera, en Mareo. /  A. G.
Paco Herrera, en Mareo. / A. G.

Los rojiblancos tampoco han sido capaces de sumar un solo punto en encuentros en los que el rival ha comenzado por delante en el marcador El conjunto gijonés ha visto cómo se le escapaba la victoria en cuatro partidos en los que empezó ganando

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Por cuarta vez en solo catorce jornadas, el Sporting vio el domingo ante el Valladolid cómo se le escapaba un partido que empezaba ganando. El guión fue similar al de los casos anteriores: los de Paco Herrera se encontraron con ventaja en el marcador, pero no consiguieron adueñarse del ritmo del partido y el paso de los minutos empequeñeció su propia versión a la vez que liberaba a sus rivales. Manejar esas situaciones ventajosas, por tanto, se convierte en una de las grandes asignaturas pendientes del equipo rojiblanco si no quiere que se le continúen escurriendo puntos decisivos de entre las manos.

El partido ante el Oviedo ya evidenció el primer síntoma del mal. El Sporting se puso por delante en el marcador muy pronto, en el minuto 14, e incluso dispuso de algunas ocasiones para dejar encarrilado el partido antes del descanso. El paso por los vestuarios, sin embargo, alteró el orden previsto hasta permitir al conjunto azul poner las tablas. Una sensación similar dejó el conjunto rojiblanco hace tres semanas en su visita al Rayo Vallecano, aunque en este caso el conjunto madrileño logró empatar en la primera mitad el tanto anotado de cabeza por Michael Santos.

Curiosamente, tanto ante el Oviedo como frente al Rayo Vallecano y al Valladolid, el Sporting supo adelantarse en el marcador antes del minuto 15. Esa es precisamente una de las virtudes exhibidas en este tramo inicial de la competición por el equipo rojiblanco, que también supo imponer su pegada al inicio de los encuentros ante el Nástic y el Almería.

El otro partido en el que el Sporting no pudo pasar del empate pese a comenzar ganando fue ante el Huesca de Rubi. En ese caso, el gol sportinguista llegó al inicio de la segunda mitad, obra de Carlos Carmona. Poco después, Melero igualó el marcador.

Sin reacción

El problema del Sporting para imponer su ritmo se ha agravado en los partidos en los que se ha visto por detrás en el marcador. Los rojiblancos han comenzado perdiendo en tres de las catorce jornadas disputadas hasta la fecha, pero en ninguno de los casos logró una reacción suficiente como para, al menor, arrancar un empate.

Ante el Numancia, el Sporting no solo no reaccionó, sino que permitió a los sorianos dejar encarrilado el choque antes de la media hora de juego con un 2-0. Frente a Osasuna, el gol de Roberto Torres en el minuto 10 no encontró respuesta de los de Herrera, igual que hace dos semanas en Reus la falta anotada por Guedes mediada la segunda mitad. Aprender a sobreponerse en esas situaciones adversas e imponer su juego cuando el viento sopla a favor el marcador se ha convertido en un reto.

Fotos

Vídeos