Sporting

El Sporting se endurece por dentro

Álex Bergantiños y Sergio, antes del inicio de la sesión que se desarrolló a puerta cerrada en el campo número 5. / ARNALDO GARCÍA
Álex Bergantiños y Sergio, antes del inicio de la sesión que se desarrolló a puerta cerrada en el campo número 5. / ARNALDO GARCÍA

La sociedad Sergio-Bergantiños, clave en la recuperación del equipo de Herrera | Salvo el naufragio en Los Pajaritos, el equipo no ha perdido ni un solo partido con los dos en el equipo titular

JAVIER BARRIO GIJÓN.

El partido de El Sadar resultó una dolorosa y oportuna visión para el Sporting, que abandonó Pamplona muy tocado y con una grave crisis de identidad, abierto en canal por un equipo que manifestó una gran superioridad a lo largo y ancho del partido. Paco Herrera y Ángel Rodríguez cavilaron mucho sobre lo sucedido aquel día, estrujando el encuentro y apreciando el enorme agujero que se generaba en el campo a la espalda de los cuatro futbolistas más ofensivos del equipo. El cuerpo técnico decidió corregirlo cuanto antes, contra su idea, considerando que no podía jugar con la alegría que pretendía y que traía de otras experiencias.

Álex Bergantiños, en sociedad con Sergio Álvarez, dio respuesta a ese enigma, en una medida muy poco popular de partida y que en un principio, de hecho, desató murmullo en la grada porque implicaba la asociación de dos futbolistas de similares características, con mucho músculo, pero menos habilidad para la creación. También despertaba recelos porque de inicio no cuajó. Sirvió para sumar un punto en Santo Domingo, sí, pero naufragó totalmente en Los Pajaritos, un fracaso representado en la sustitución de Bergantiños al descanso. «No me sorprendió el cambio porque fue uno de mis peores partidos en los últimos años», asumió el gallego esta semana en el programa Deportes Cope Asturias.

Más noticias

Ya habían advertido, tanto Miguel Torrecilla, como Paco Herrera, que «Álex Bergantiños es un futbolista diesel, al que le cuesta coger el punto de forma». La apuesta que se inició frente al Sevilla Atlético, sin embargo, se tornó decisiva para recalibrar el once, descompensado por tanto futbolista alegre en ataque. Los dos hicieron buenas migas.

Sergio lidera las estadísticas de recuperación de balón en la categoría, con 84, pero Bergantiños no se queda atrás, con 59 en apenas 509 minutos de competición. Entre los dos suman 143 robos, agobiando al rival y frenando la sangría que se origina con las pérdidas de balón de los Carmona, Santos, Rubén García y compañía.

Prueba de su ascendiente en el equipo es que Herrera no ha prescindido de ellos ni un minuto. Desde que se reencontraran en el centro del campo frente al Sevilla Atlético, juntos han completado los 360 minutos que ha brindado la competición, en un tramo en el que el equipo ha recobrado el Norte y ha sumado ocho puntos de doce posibles.

Tres goles entre ambos

Pero no solo han aportado a la causa hurtos de pelota a los futbolistas rivales, sino que en ese margen de partidos se han soltado la melena en ataque y han firmado tres de los siete goles que ha marcado el equipo en estos cuatro partidos en los que, por el contrario, el Sporting ha concedido solo dos. Aunque desde la grada se echa en falta algo más de fútbol del centro del campo, parece difícil encontrar otra solución en un equipo tan polarizado por los extremos, con varios futbolistas en ataque con vocación de delanteros, como, de los que suelen actual más habitualmente, Stefan, Rubén García y Michael Santos, a lo que se suman las peligrosas pérdidas que se detectan en esta zona.

Con el balón tampoco han desafinado en los últimos partidos, minimizando riesgos y limitándose a un transporte rápido y de pocos toques hasta los futbolistas de ataque, incluidos los laterales, a los que también cubren la espalda en sus estampidas desde atrás. La prueba de que el Sporting se ha endurecido desde dentro.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos