Sporting

El Sporting se enfrenta a sus demonios

El Sporting se enfrenta a sus demonios

El equipo de los 'guajes', en la temporada 2014-2015, también tuvo su talón de Aquiles en los rivales directos Los rojiblancos, frenados a domicilio por los primeros clasificados, buscan resarcirse en Vallecas

JAVIER BARRIOGIJÓN.

«Se nos atragantan. Sé por qué es, pero es una cosa mía». Enigmático y celoso en su reflexión, Paco Herrera asumió el viernes que a su proyecto le falta todavía un punto de cocción: ser bendecido por una victoria a domicilio ante uno de los equipos con los que ahora mismo se tutea en lo alto. Porque la experiencia en estas lides, por el momento, ha resultado dolorosa y casi traumática. El Numancia y Osasuna dispararon el nivel de alerta, con dos imágenes de superioridad incontestable ante los jugadores del técnico catalán, catatónicos en Los Pajaritos y El Sadar, dejando muchos interrogantes en el ambiente en torno a la fiabilidad del equipo frente a los potenciales candidatos al ascenso.

Impulsado en El Molinón y pese a que la opinión sobre el fútbol que ofrece el equipo en competición todavía no es unánime y resulta de lo más diversa, el Sporting ha sido un equipo mayoritariamente solvente en resultados desde el primer día, fiable frente a equipos como el Nástic o la Cultural, que apenas probó a Mariño. Incluso el Lugo, ahora lanzado. Nadie puede discutir su ritmo de puntos, semejante al de otras temporadas que desembocaron en ascenso, pero sí su ternura para dominar enfrentamientos lejos de sus dominios frente a proyectos que pelean por lo mismo.

Más noticias

La estadística afirma tajante que el Sporting, que tiene una nueva oportunidad el domingo (Estadio de Vallecas, 18 horas), no ha sido capaz de imponerse todavía a ninguno de los primeros clasificados lejos de casa. Y la causa por la que lucha el equipo de Herrera demanda a gritos un mejor comportamiento en estos enfrentamientos ante rivales que por el momento han manifestado un pelaje semejante. De los seis primeros equipos de Segunda, además, solo rebañó el equipo el triunfo en la visita a Gijón del Lugo, que ayer escaló al ascenso directo en Alcorcón, bajando al Sporting a la tercera plaza.

El Lugo desplazó ayer a los gijoneses del ascenso directo con su victoria en Alcorcón

Luego ofreció una buena imagen el equipo ante el Huesca, que hasta este lunes coqueteaba con el grupo de privilegio, salvo por el desinfle final, dentro de una semana notable en cuanto a resultados que ha acelerado al conjunto gijonés. No consiguió el equipo, sin embargo, llevar a cabo el propósito de derrumbar a uno de los primeros clasificados en su terreno. Esta sigue siendo una de las cuentas pendientes del proyecto. Este se mantiene como uno de los cargos pendientes que tiene el entrenador del Sporting, que lo asumía el viernes con esa encriptada sentencia.

En cualquier caso, no es un problema exclusivo y novedoso de este Sporting, que ayer salió del ascenso directo por el Lugo. Tiene algo de añejo y un precedente claro este atontamiento en las alturas, con síntomas de debilidad en el tú a tú frente a los primeros. Abelardo ya encalló en una situación parecida hace tres temporadas. Aunque logró el ascenso más meritorio y decisivo de las últimas décadas, el equipo de los 'guajes' se empapizó casi siempre que se cruzó con alguno de los seis primeros. En casa y fuera. Únicamente fue capaz de derrotar al Betis en la última jornada y al Zaragoza en su visita a El Molinón. Pero, con el Girona, Las Palmas y Valladolid, solo pudo empatar, salvo por aquella rotunda derrota en el José Zorrilla (3-0).

La prueba del algodón más inmediata para el Sporting la brinda un rival en plena efervescencia, que se ha ido abriendo paso a codazos en la clasificación con una línea ascendente que solo consiguió torpedear el Huesca en el último mes. El Rayo Vallecano ha sido el único equipo de la categoría que ha logrado atornillar el pleno de resultados positivos en la frenética pasada semana, cosechando nueve puntos de nueve, justo por encima de los rojiblancos, Osasuna y Zaragoza que, aunque un escalón por debajo de los madrileños, pueden presumir del segundo mejor ejercicio numéricos de los últimos días con dos victorias y un empate. Otro hueso es este Rayo, pero con más pretensiones que el Huesca por los medios y posibilidades con los que se ha edificado el equipo de Míchel.

El exrojiblanco Óscar Trejo, principal amenaza el domingo y que se vio obligado a descansar en la última jornada, y el escurridizo Adrián Embarba, encarnan el mayor peligro para el Sporting en su estacionamiento dominical en Vallecas. El argentino ha disparado sus registros goleadores en este inicio de curso, sumando ya cinco tantos desde el enganche, por los cuatro que ha aportado para la causa rayista el madrileño, decisivo en la última semana con tres goles festejados en esos tres partidos de acelerón del calendario.

Aunque el fútbol de Embarba, como el del argentino, da para más: antes de la jornada 10 era el segundo futbolista de la categoría que más disparaba a puerta, con 21 tiros en nueve jornadas, y el cuarto que más asistencias contabilizaba, con tres. Un aviso del difícil careo que aguarda al Sporting con sus demonios.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos