Sporting

El Sporting enseña los dientes

El Sporting arrolla al Lugo tras un primer tiempo discreto y una segunda parte espectacular, y se sitúa como líder provisional de Segunda | Paco Herrera cambió el guión del partido con la entrada de Moi Gómez tras el descanso y la explosión del atacante Michael Santos

EC

Especulador y temeroso en el primer acto, el Sporting se quitó el bozal y los complejos en el segundo. Enseñó los dientes y se lanzó a la yugular del Lugo, raquítico tras el descanso ante la carga de los locales, impulsados por el dinamitero Michael Santos. Genio y figura, descamisado en su esfuerzo titánico, fue sin duda el hombre del partido. Dos detonaciones suyas, directas al mentón, derribaron al equipo gallego, que pudo salir muy mal parado de El Molinón sin necesidad de alcanzar los últimos asaltos del combate.

Insinúa un comportamiento prometedor este Sporting, nada lustroso en la primera mitad, pero arrollador y desbocado en la segunda, cuando salió en estampida tras el decisivo retoque de Herrera –certero al reunir a Moi Gómez con Carmona y Sergio para multiplicarse en el centro del campo– y la explosión de Santos. Su fútbol necesita un mejor engrase, pero defensivamente el equipo es tiránico y poco generoso con el rival. Dos jornadas sin goles, con Mariño inmaculado. La mecha en ataque, sin embargo, aún cuesta encenderla. Aunque ayer, cuando prendió tras el receso, carbonizó al Lugo, zarandeado sin remedio.

2 Sporting

Mariño; Lora, Quintero (Isma López. Min. 80), Barba (Álex Pérez. Min, 75), Canella; Carmona, Nacho (Moi Gómez. Min, 45), Sergio, Rubén; Santos y Scepovic.

0 Lugo

Juan Carlos; Leuko, Miguel, Bernardo, Kravets (Sergio Gil. Min, 74); Seoane, Iriome (Guille Donoso. Min, 65), Fede Vico, Azeez, Campillo (Sergio Díaz. Min, 65) y Herrera.

Goles.
: 1-0: Minuto, 61. Carmona. 2-0: Minuto, 73. Michael Santos.
Árbitro.
Jorge Valdés Aller. Amonestó a Carmona
Incidencias.
partido disputado en El Molinón ante 23.905 espectadores.

Aunque inició la tarde el Sporting obtuso y legañoso, desconfiado del fútbol de salón que proponía el espectáculo. El comienzo fue tan gris, pese al alistamiento del debutante Nacho Méndez y Santos, como el cielo que amenazó la ciudad en el ocaso dominical. En ese paisaje plomizo tardó en calentarse el equipo de Herrera, que se demoró mucho en salir a jugar con el ‘Balabushka’ y embocar la pelota. El primer envite fue más ajedrecístico que preciosista. Movimiento, medición y poco exceso. Algo encogida, la caballería del Sporting cargaba casi siempre por la izquierda, con Rubén García lanzado al toque de corneta, pese a la amplia gama de recursos que utilizaba Leuko para combatirle, y con Sergio armando todo. Pero tampoco se daba mucha más alegría el equipo gijonés.

Más Sporting

No vivieron un primer acto incómodo ni Diego Mariño, que atrapó un par de disparos mansos, ni Juan Carlos, con las balas silbando de cerca, pero sin rozar su cuerpo en ningún momento. Tuvo el balón el Sporting, sin cuajar aún, y lo retuvo un poco más el Lugo, homenajeado por El Molinón antes de que la pelota comenzara a correr por su contribución al último ascenso.

Con este espeso panorama, las escaramuzas de unos y otros se redujeron a secuencias adobadas de polémica. Aunque, cuando esto sucedía, Valdés Aller se ponía siempre de canto. Tiritó Paco Herrera cuando una desconexión defensiva dejó un balón con un horizonte despejado y Campillo libre para correr hacia Mariño. Perdida la posición, Quintero se lanzó a la desesperada, coqueteando con la expulsión en una jugada milimétrica en la que el balón se fue a córner y el atacante, al suelo. Suspiró El Molinón, que había mostrado sus malas pulgas un puñado de minutos antes cuando un centro de Canella fue escupido por el brazo del visitante Bernardo y en otra acción posterior, con Rubén por el césped.

La trama torcía el morro de Paco Herrera, que se decidió a sacudir el avispero. Ajustó el técnico a su equipo en el paso por ‘boxes’, donde leyó la cartilla a los suyos. Y ganó el partido. Tiró de llave inglesa y metió a Moi Gómez, sacrificando al joven Nacho Méndez, que había saboreado sus primeros cuarenta y cinco minutos de fútbol profesional. El equipo se puso un nuevo traje, abrochado por un 4-1-4-1, con Moi Gómez y Carmona por delante de Sergio y Michael Santos empujado hasta la banda izquierda, con Rubén García en la derecha. Dio el estirón con esa superioridad de ‘jugones’ en el centro del campo el Sporting, que compareció con el mazo y se zampó a su contrincante.

Avisó de Stefan

Avisó primero Stefan, que olfateó un centro al área de Rubén García desde la derecha y se abrió paso para conectar un cabezazo a dos palmos de Juan Carlos, sofocado. Cantó bingo Carmona a renglón seguido y El Molinón contoneó, eufórico, su pesada figura. Un balón largo de Canella encontró la carrera cómplice del velocista Michael Santos, que midió su rapidez con la de Leuko, al que solo le quedó el cuerpo a cuerpo para aguantar el pulso. No se achantó el uruguayo, pícaro de fútbol de calle, al que le va la marcha. No se venció y centró para la llegada de Carmona, que remachó a gol. La ofensiva ya no remitió.

Pudo poner la mortaja el Sporting al Lugo un par de minutos de fútbol después, cuando el balear se quedó a medias en otra estampida local. Escogió la peor definición con Stefan y el propio Santos como compañeros de viaje. Para entonces, el Lugo ya andaba completamente sonado, hecho jirones por las bandas, por donde corrían a todo gas Rubén García y, sobre todo, el uruguayo, espectacular. Alma y corazón de delantero, se relamía ante la posibilidad del gol desde la banda. Y hubo justicia poética con el futbolista cedido por el Málaga, al que terminó de encumbrar el sportinguismo en un córner de probeta que cabeceó en el primer palo.

En pleno desmelene rojiblanco, Barba y Quintero pidieron el cambio por problemas musculares. Se soliviantó El Molinón, aunque el parte médico suavizó la preocupación con el Sporting gobernando ya la categoría desde la azotea, a falta del partido de esta noche, pero con la advertencia de que esta categoría no admite excesos tempraneros.

Fotos

Vídeos