Sporting

Sporting | Los talentos se ponen en marcha

El grupo de alumnos de la Escuela del Sporting de Logroño, ayer, tras su llegada a Mareo, para iniciar el campus rojiblanco. / JORGE PETEIRO
El grupo de alumnos de la Escuela del Sporting de Logroño, ayer, tras su llegada a Mareo, para iniciar el campus rojiblanco. / JORGE PETEIRO

Los alumnos de la Escuela del Sporting de Logroño abren la vigesimocuarta edición del Campus de Fútbol de Mareo

DANI BUSTO GIJÓN.

«¿A qué hora nos despiertan? ¿A qué hora desayunamos?», pregunta un inquieto joven a sus familiares mientras tira de su maleta de ruedas, cuesta abajo, por la Escuela de Fútbol de Mareo. Él es de los primeros en llegar, pasadas las cuatro y media de la tarde. Es la avanzadilla de un pelotón que una hora después 'desembarca' en el aparcamiento de las instalaciones rojiblancas para pasar una semana de intensa actividad futbolística. El Campus de Mareo, que este año cumple su vigesimocuarta edición, inició ayer su primer turno con la llegada de sesenta jóvenes procedentes de la Escuela del Sporting de Logroño.

Tras cinco horas de viaje, los niños riojanos se apresuran para bajarse del autocar y recoger sus mochilas. Junto a ellos se encuentra el monitor de la Escuela de Logroño Íñigo Carpintero, quien asegura, mientras coordina todos los detalles de la llegada, que «vienen con muchas ganas de empezar a jugar y a entrenarse. Vienen dando 'guerra'».

El técnico destaca que en esta ocasión «repiten en el campus muchos de los niños más pequeños», que son, precisamente, los que encabezan la marcha rumbo a las cabañas donde se alojarán hasta el próximo sábado.

Más información

La alargada columna de futbolistas se cierra con dos jóvenes, rivales con sus respectivos clubes, en La Rioja, pero amigos y compañeros en este campus rojiblanco. Daniel Rubín, de Nájera, participa por tercera vez en esta actividad veraniega que ya probó con ocho y nueve años. Ahora, con trece, destaca que se lo pasó muy bien en las anteriores ediciones, y explica que «nos gusta porque jugamos en unas instalaciones que son muy grandes».

A su lado se encuentra Pablo José Robres, de doce años, quien no recuerda muy bien si esta es su cuarta o quinta edición. Es joven, pero al mismo tiempo un 'veterano' del campus. «Aquí conoces gente con la que al principio no tienes confianza, pero con la que te acabas llevando muy bien», explica el joven de Logroño.

Ambos aseguran que «se aprende bastante» en una semana de campus y Pablo José, como guardameta, matiza que «aquí nos enseñan la mejor manera de lanzarnos a por los balones y otras técnicas».

Los sesenta integrantes de la expedición riojana dejan sus maletas en las cabañas, llamadas como los exjugadores rojiblancos internacionales Joaquín, Luis Enrique, Ablanedo, Eloy, Abelardo, Quini, Manjarín, Juanele y Villa, y se suman a otros nueve jóvenes, procedentes de Castilla y León, Aragón y Madrid, que también pasarán la semana en régimen interno y que llegaron a Mareo a lo largo de la tarde.

A este primer turno del campus se unirán hoy otros 21 niños, de 8 a 16 años, que forman parte del régimen externo. Son en su mayoría asturianos, pero también se comenzarán a oír los primeros acentos extranjeros, ya que participará un chico de Florida (Estados Unidos).

Este campus, que se prolongará hasta el 11 de agosto, contará con otros seis turnos por los que pasarán numerosos talentos y futuras promesas.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos