Sporting

Sporting | El renovado tesoro de la pólvora

Rubén Baraja, durante una sesión de entrenamiento en Mareo la pasada temporada. /ARNALDO GARCÍA
Rubén Baraja, durante una sesión de entrenamiento en Mareo la pasada temporada. / ARNALDO GARCÍA

El Sporting, como el resto de candidatos al ascenso, busca en el mercado un ariete que le lidera con su pegada hacia la cumbre | Los dos máximos artilleros de la categoría el pasado curso impulsaron a sus equipos a Primera

IVÁN ÁLVAREZ GIJÓN.

En un campeonato en el que las batallas se estructuran a menudo en trincheras, emerge el valor de contar con un bombardero capaz de avanzar en ellas para aproximarse con ritmo constante hacia la élite. Los contendientes de esa pugna por el ascenso libran este verano la primera batalla en los despachos, con el anhelo de acertar en la incorporación del ariete que les catapulte hacia esa meta.

Miguel Torrecilla, al igual que sus homólogos en el resto de clubes candidatos al salto de categoría, mueve ficha para encontrar al nuevo líder ofensivo del Sporting en un campeonato que no tendrá la huella de sus máximos artilleros en la pasada campaña. Ninguno de los siete atacantes que superó la quincena de goles el curso anterior continuará en los campos de batalla de Segunda División, tras conquistar a base de precisión en el remate un hueco en la máxima categoría.

Aferrado al estajanovismo en los metros finales de Jaime Mata, que dejó su firma en 33 dianas, se adentró el Valladolid en el 'play off', donde hizo capitular a sus rivales con tres muescas más en su culata para obtener un billete a Primera que ya había sellado tres semanas antes el Rayo Vallecano. La variedad de registros en la definición de las jugadas lucida por Raúl de Tomás, que sacó al conjunto franjirrojo de más de un atolladero cuando en el sur de Madrid sentían el aliento sportinguista en su cogote, catapultó a la cúspide de la tabla al conjunto dirigido por Míchel, en el que Trejo ejerció como lugarteniente del general del gol de raíces dominicanas.

Entre ambos sumaron 36 de los 67 tantos conseguidos por el campeón, con una pegada capaz de destrozar cualquier retaguardia que también demostró el Huesca. En su estreno en el fútbol español, el bullicioso Cucho Hernández formó una temible dupla con Melero, dolor de muelas para los porteros de Segunda el curso pasado por su habilidad para llegar desde segunda línea y su precisión en los lanzamientos desde los once metros. El delantero colombiano y el centrocampista madrileño aglutinaron más de la mitad de los goles oscenses para sublimar la importancia de contar con dos piezas en el engranaje ofensivo capaces de elevar la productividad goleadora por encima de los treinta goles por sí mismos en una campaña.

En su segundo verano en Mareo, Torrecilla, que dobló la puesta en el frente de ataque el pasado mercado estival al juntar a Stefan Scepovic y Michael Santos, tratará de afinar la confección de una sólida sociedad en la vanguardia rojiblanca. El salmantino, arquitecto del último ascenso a Primera del Celta, en el que Iago Aspas jugó un papel fundamental con sus 23 dianas, encontró entonces en Orellana al aliado perfecto para el de Moaña. Las salidas de Jony y Michael Santos le obligan a encontrar relevos en el profundo contexto de cambio que se abre en las vanguardias de las plantillas llamadas a luchar por los puestos de privilegio.

Con la esperanza de que su paso por Segunda sea efímero confecciona su plantilla con jugadores veteranos el Deportivo, que ha agregado a su ataque a Christian Santos esperanzado en que recupere en la región de cuna de su padre la pegada mostrada en el fuego cruzado del fútbol holandés. «Nunca llovió que no escampase», se presentó en gallego ante su nueva afición el delantero venezolano, que espera frenar una tormenta coruñesa que dejará de sufrir el tevergano Adrián López, de regreso al Oporto tras expirar su cesión. Por ese motivo vuelve a dejar Lucas Pérez Riazor, un estadio del que también se despidió al fichar por el Brighton Florin Andone, quien en su última temporada en la categoría de plata (2015-2016) impulsó al Córdoba al 'play off' con 21 goles.

Después de completar un raquítico bagaje de 24 dianas en una temporada que le condenó al descenso como colista, en Málaga están obligados a rearmarse. Un proceso que también deben acometer en Zaragoza al perder la contundencia ofensiva y los ingentes réditos que le otorgaba el excelente manejo en el juego de espaldas Borja Iglesias. En el club maño, como ya habían conseguido los años anteriores, supieron reinventarse para encontrar nuevo cañonero al atraer a los clubes de Primera el ruido de los certeros disparos de sus antecesores.

A la estela de Borja Bastón y Ángel se situó Borja Iglesias, autor de veintidós goles con el escudo zaragocista en el pecho y un impacto colosal en la temporada de su estreno en la categoría tras curtirse en Segunda B, el caladero en el que el Córdoba pescó a Andone y Sergi Guardiola, capaces también de superar la veintena de tantos en su bautismo en la categoría de plata. El club califal ha sabido sacar rédito económico en los últimos años de su buen ojo para intuir la explosión de jóvenes atacantes a los que revalorizar, el propósito del Albacete con Rey Manaj, un 'panzer' como Mario Barco, captado para la ofensiva del Cádiz Artillería más ligera han empleado en los últimos años en Tenerife, trampolín de 'Choco' Lozano y Amath Ndiaye.

El regreso de Araujo

Finalizado el préstamo de Samuele Longo, el cuadro 'chicharrero' tendrá que renovar un mercado estival más su vanguardia de cara a la campaña en la que regresa el derbi canario. En sus vecinos y rivales también se abre una etapa de cambio en esa demarcación, reforzada con el regreso de Sergio Araujo, quien prolongó cinco temporadas su contrato tras pasar el curso pasado a préstamo en el AEK Atenas. En la capital griega contribuyó a conquistar el título liguero con once dianas y tres asistencias a las órdenes de Manolo Jiménez, el técnico con el que ahora se reencuentra ilusionado con celebrar un ascenso como el festejado en 2015, cuando su vigesimocuarto gol del curso desniveló en los últimos minutos del choque la final del 'play off' contra el Zaragoza.

La entidad grancanaria anhela juntar su intuición en el área rival con el oportunismo de Rubén Castro, que atesora un extenso y longevo bagaje goleador de 116 tantos en la categoría. A pesar de sus 37 años, el delantero, que comandó el regreso a Primera del Betis con 31 dianas que se unieron a las 19 firmadas por su socio Jorge Molina, es una pieza muy codiciada en el mercado de Segunda. Volver a vestirle con los colores en los que se formó como jugador es el gran deseo de Miguel Ángel Ramírez, que cuenta con el respaldo económico de la ayuda por el descenso para apostar fuerte en un mercado en el que su club se está moviendo con la celeridad que mostró el pasado verano el Granada para echar sus redes sobre Joselu, rey del gol en Segunda el curso previo en Lugo.

El ariete onubense no consiguió lucir en Los Cármenes la afinada puntería mostrada en Galicia y la entidad nazarí ya ha puesto en marcha la maquinaria para remodelar su ataque con las incorporaciones de Vadillo y de Rodri, en aras de que se genere un mayor número de situaciones de gol para el máximo artillero de la categoría en la campaña 2016-2017. Un curso en el que el Levante impuso su dominio de forma arrolladora gracias a su solidez y el idilio con el gol mostrado por Roger y Jason, que enviaron el balón a la red en 32 ocasiones. Antes de que arranque el campeonato, los clubes inician su carrera para destapar el tesoro de la pólvora que con tanta frecuencia impulsa a los equipos hacia Primera.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos