El desafío de reconquistar el 'templo'

El preparador físico, Manu Poblaciones, dirige el calentamiento de la sesión a puerta cerrada que completaron en El Molinón. / A. GARCÍA
El preparador físico, Manu Poblaciones, dirige el calentamiento de la sesión a puerta cerrada que completaron en El Molinón. / A. GARCÍA

Los rojiblancos quieren volver a la senda de la victoria ante su afición tras el último tropiezo frente al Barcelona B

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Las tres derrotas consecutivas que acumula el Sporting ha dejado al conjunto rojiblanco con escasas posibilidades de lograr el ascenso directo. Después de que el Huesca se convirtiera en el primer equipo en subir de categoría, el Rayo podría seguir la estela del cuadro de Rubi si consigue ganar este fin de semana al Lugo.

Tras los dos primeros clasificados se encuentra un Sporting cuyo principal objetivo es recuperar la identidad que le llevó a luchar por un ascenso que, salvo sorpresa, tendrá que llegar por el camino más largo. Un 'play off' que aún no tienen asegurado ninguno de los componentes del pelotón perseguidor, entre los que se incluyen los hombres de un Rubén Baraja, que ha configurado un «plan» para volver a ganar ante su afición.

Bajo la dirección del 'Pipo', el Sporting consiguió sumar diez victorias consecutivas en El Molinón. Desde que se hizo cargo del banquillo, tan solo conoció la derrota en el último partido que se disputó en Gijón. Fue ante el Barcelona B. Los azulgranas sorprendieron con una inesperada victoria que rompió la racha de imbatibilidad del Sporting como local.

El equipo de Baraja es el mejor local junto al Huesca con 45 puntos sumados en casa

El tropiezo ante los catalanes se produjo después de que los rojilancos hincaran honrosamente la rodilla en Zaragoza. La crisis de resultados se agravó hace ocho días en Tenerife. Por segunda jornada consecutiva, los gijoneses jugaron antes que sus rivales directos, pero fueron incapaces de meterles presión. Una nueva derrota que dejó prácticamente sentenciada la pelea por el ascenso directo.

Por todo ello y porque la temporada se decidirá en unas eliminatorias directas que prolongarán la temporada para los rojiblancos, Baraja quiere recuperar a los suyos.

Lo hizo desde el martes, cuando el técnico se reunió con sus jugadores para «recordarles de dónde venimos y lo que hemos hecho para estar donde estamos». Y en el camino recorrido por el cuadro gijonés se encuentran unos números inmaculados como locales. Diez partidos consecutivos ganados en El Molinón y 45 puntos sumados en los 20 encuentros que se han jugado en Gijón desde que comenzó la competición allá por el mes de agosto, siendo, junto al Numancia, el equipo que más victorias acumula en su feudo.

Más Sporting

El único equipo que ha podido seguirle el ritmo al Sporting como local es el recién ascendido Huesca. Rubi suma los mismos puntos que los rojiblancos (45), aunque no ha sido capaz de ganar tantos duelos. Mientras que los asturianos suman catorce victorias, los oscenses fueron capaces de sumar los tres puntos en trece de los veinte duelos que han disputado.

Tanto el cuerpo técnico como la plantilla es consciente de que el ascenso pasa por El Molinón. El sportinguismo tiene mucho que decir en la recta final de la temporada, pero para ello el equipo tiene que dar el primer paso. Regresar a la senda de la victoria se antoja imprescindible para que la comunión con la afición vuelva a coger fuerza.

Afianzarse en la tercera plaza con los tres puntos ante el Granada es la primera meta de un Sporting que no renuncia al ascenso directo, aunque es realista con la situación.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos