El Sporting hiela a su gente

Varios aficionados abandonan el estadio antes de que termine el partido. / J. PETEIRO

La grada de El Molinón despidió con pitos a su equipo y centró su desencanto en la figura de Paco Herrera

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El Molinón presentó ayer una de sus estampas menos futboleras en día de partido de los últimos años. La ola de frío, el horario decretado por la Liga -motivo de conversación y de queja, por cierto, por parte de muchos aficionados en la grada- y la racha reciente del Sporting congelaron el entorno del estadio hasta última hora de la tarde. Ni siquiera la llegada del autocar rojiblanco sirvió esta vez como chispazo para encender levemente el ánimo antes de que el balón rodara.

Cuando los dos equipos saltaron al césped, la grada presentaba un aspecto absolutamente atípico, con una entrada más propia de un partido de Copa del Rey que de uno de Liga. Apenas 15.980 espectadores, según datos oficiales, acudieron a la cita entre el Sporting y el Zaragoza. El dato, el peor de la temporada en Liga y uno de los peores de los últimos años a estas alturas de la competición, evidencia el peligroso grado de desconexión entre el equipo rojiblanco y su público. La derrota de ayer, una más en la trayectoria decadente los de Paco Herrera, no ayuda a curar la herida.

El Sporting fue incapaz de congraciarse con su público, salvo en algunas fases muy puntuales del partido en las el equipo metió una marca más. En los primeros minutos se llegaron a escuchar algunos pitos ante las dudas ofrecidas por el equipo rojiblanco. Nada, sin embargo, comparado con la tremenda pitada dedicada a Paco Herrera tras la entrada de Pablo Pérez por Rachid. El penalti marrado por Santos en la recta final hizo que muchos espectadores abandonaran sus butacas antes del final. La despedida, con pañolada generalizada y varios gritos de '¡directiva, dimisión!' y 'Herrera, dimisión!' entremezclados, culminó la noche.

El Zaragoza estuvo arropado por medio centenar de aficionados que su ubicaron en la esquina entre las tribunas Este y Norte. El partido sirvió también para que la peña Ultra Boys realizara en la puerta 15 del estadio su habitual campaña de recogida de juguetes y alimentos de cara a la Navidad. El material será recogido en los próximos días por la asociación 'Ningún niño sin cenar'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos