Sporting

Sporting | Justo empate en El Molinón

Carmona y Melero sellan las tablas en un gran partido de fútbol

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

El Sporting cerró la semana con tres partidos con siete puntos y las energías justas. El equipo rojiblanco empató esta noche en El Molinón ante un aceptable rival que no se dejó atemorizar por El Molinón.

El choque comenzó con un buen Sporting. El cuadro de Herrero transmitió desde el primer minuto a la grada sus intenciones. Ganar el partido aportando entrega y verticalidad para hacer sufrir al Huesca de un viejo conocido como es Rubi.

Herrera dio descanso a Stefan y su lugar lo ocupó Carlos Castro. Fue la gran novedad en la alineación de un Sporting que se enfrentó a un adversario que demostró estar al nivel de lo que indica la clasificación.

1 Sporting

Mariño, Calavera, Álex Pérez, Barba, Isma López, Sergio, Bergantiños, Carmona (Santos. M, 68), Rubén (Pablo Pérez. M, 76), Moi Gómez y Carlos Castro (Stefan. M, 71).

1 Huesca

Remiro; González, Pulido, Jair, Akapo; Lluís Sastre (Chimy Ávila. M, 58), Aguilera, Álex Gallar (Ferreiro. M, 81), Vadillo, Melero; y Cucho Hernández (Luso. M, 87).

Goles:
1-0: M, 50. Carmona. 1-1. M, 61. Melero.
Árbitro:
Figueroa Vázquez. Amonestó a Calavera, Sergio Álvarez.
incidencias:
partido disputado en El Molinón ante 21.206 espectadores.

Los dos conjuntos pueden presumir de delanteras. El delantero Cucho, acompañado de Vadillo y Gallar no le pusieron fáciles las cosas a los defensas rojiblancos. A estos tres futbolistas hay que sumarles a Melero. Un centrocampista que bien puede ser la extensión de Rubi en el terreno de juego.

Más noticias

El descanso llegó con empate a cero, pero el encuentro bien se merecía goles. Ambos conjuntos propusieron fútbol desde el pitido inicial.

Jugadas de calidad con paredes en la frontal del área habilitaron a los atacantes que por mala puntería o acierto del guardameta rival no acertaron de cara a la portería rival.

El encargado de estrenar el marcador fue Carmona. El mallorquín envió el balón a la escuadra en una falta escorada. Rubén García pudo rematar el choque desde la frontal, pero su balón se fue desviado.

A partir de ahí, el Sporting desapareció. El Huesca fue decidido a por el empate y este llegó desde los once metros. Una jugada de Vadillo, donde el cuadro rojiblanco se mostró muy inocente defensivamente terminó con el futbolista por los suelos en el área de Mariño.

Calavera detuvo al extremo tarde y el colegiado no lo dudó. El penalti lo transformó Melero para igualar la contienda.

Quedaba media hora de juego, pero a los hombres de Herrera se les acabaron las pilas. La exigente semana pasó factura y los últimos minutos fue ron para el Huesca. Incluso pudo llevarse el partido si no llega a ser por Mariño. El guardameta realizó dos buenas paradas para alegría de la afición.

La semana se cierra con un empate. El balance es positivo, pese a que el empate en casa sepa a poco. El empate fue justo porque los dos merecieron puntuar tras el juego ofrecido en Gijón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos