Sporting | Jony: «El que esté con nosotros que se suba al barco; y el que no, que se aparte»

Sporting | Jony: «El que esté con nosotros que se suba al barco; y el que no, que se aparte»
ARNALDO GARCÍA

El cangués reconoce que «no estoy a mi nivel»

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Se puede hablar más alto, pero no más claro. Jony dio la cara en una semana complicada. Un día después de que el Huesca certificara el ascenso a falta de dos jornadas para el final, el cangués abrió las puertas del vestuario para los que creen que el ascenso es posible. «El que esté con nosotros que se suba al barco; y el que no, que se aparte», afirmó el extremo después de dos días de descanso en los que «no pudimos desconectar mucho porque en Tenerife recibimos un golpe muy duro».

El principal objetivo del vestuario es ganar al Granada. Jony recordó que «estamos haciendo cuentas y no tenemos asegurado el 'play off'. Hoy el Sporting regresó a los entrenamientos con la mente puesta en el próximo encuentro liguero en una sesión que estaba programada para las 10.30 horas, pero que comenzó a las 11:15 porque «mantuvimos una charla y nos dijimos las cosas a la cara». No hubo mal ambiente en la conversación, sino todo lo contrario: «Simplemente hablamos de que el 'play off' es una vía tan válida como lo es el ascenso directo para llegar a Primera».

Salvo sorpresa, el ascenso deberá esperar dos semanas más. «Lo vimos tan cerca que pensábamos que ya habíamos ascendido», comentó el cangués, que también admitió que «he bajado mi nivel en estas últimas semanas porque vengo de un año entero sin jugar. Mi cuerpo no estaba acostumbrado y me lastra mucho. Este último mes he estado muy justo, pero no es excusa. Si jugara siempre a un alto nivel igual no estaba aquí».

Sin pelos en la lengua, Jony recalcó que «mi problema estas últimas semanas era físico, pero estoy seguro de que puedo recuperar la chispa. Llegaba sin apenas entrenar. Y eso me pasa factura».

Relación con Baraja

En el partido ante el Cádiz, las cámaras grabaron a Jony con gestos de enfado cuando fue sustituido, una acción que «trascendió más de lo normal». El rojiblanco explicó que «es imposible llevarse mal con el entrenador. Es muy directo, muy claro y dialogante. Entiende a los jugadores. En Cádiz tuve el mal gesto de enfadarme, pero no me enfadé con el cambio, solo fue por el mal partido que había hecho. Pedí disculpas a Baraja y luego a mis compañeros. A partir de ahí, confiamos él en mí y yo en él».

Antes de abandonar la sala de prensa, Jony insistió en su mensaje: «Yo voy a muerte. El que esté con nosotros que se suba, los que no, que dejen paso. Esto es para los que creen y yo soy el primero en que confío».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos