Una generación sin techo a la vista

Una generación sin techo a la vista
La plantilla del Sporting juvenil celebra en Mareo el título de campeón del Grupo I de División de Honor. / RSG

El Sporting juvenil, rey del Grupo I, afronta «con ilusión» la Copa de Campeones

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

«El equipo tiene sobre todo un adjetivo, es muy competitivo», sintetiza Isma Piñera, encargado de dirigir desde el banquillo al Sporting hacia el título de campeón del Grupo I de División de Honor juvenil. Invicto a domicilio, el conjunto rojiblanco lidió con una plaga de lesiones que le mermó durante todo el curso y dio un golpe de efecto en el tramo final de campeonato con una victoria en el feudo de su gran adversario por el primer puesto. Un triunfo que aprovecharía para cantar el alirón cuatro jornadas después.

Los seis años que pasaron desde el último título hasta el conquistado el pasado domingo reflejan «la dificultad que entraña ser campeones», reconoce Isma Piñera, que completó con éxito la reforma en el vestuario de un equipo con recorrido, que en su mayoría tiene la posibilidad de completar otro curso de aprendizaje antes de dar el salto al filial obligado por la edad. «Somos una plantilla joven, porque del año pasado a este hubo un cambio de generación importante. La base del equipo es de segundo año, lo que le añade mérito a la consecución del campeonato», recuerda el técnico rojiblanco, que valora el esfuerzo para salir victorioso del pulso por la primera plaza con el Deportivo, que mantenía muchas piezas de la anterior temporada.

Más Sporting

Con la premisa de «trabajar duro desde el inicio», afloraron las paradas repletas de agilidad de Christian Joel, el criterio en la medular de José Gragera, el desborde en los metros finales de Pelayo Morilla y el oportunismo de Iván Elena, máximo goleador de un equipo con sus arietes torturados por los problemas físicos. «Hay jugadores que son atractivos para seguir y el equipo en general hace un fútbol vistoso, con velocidad. Me gusta jugar por las bandas, tenemos gente para ello y una defensa segura, con porteros que aportan esa calma necesaria y gente arriba vertical y con gol», analiza Isma, satisfecho porque «todo el mundo ha aportado su granito de arena» en el título conquistado por un conjunto en el que varios integrantes se han estrenado en Segunda B y «han respondido de forma magnífica» en una temporada «espectacular del filial».

«Son generaciones que vienen pisando fuerte y tenemos que aprovechar para explotar esas cualidades, tratamos de que no se vengan abajo cuando se encuentren con un obstáculo. El paso del juvenil al filial es difícil y es importantes que en esas situaciones sean fuertes en todos los sentidos», explica el gijonés, que considera que vivir situaciones como el alirón frustrado en Mareo frente al Bansander y sobreponerse a ellas como han logrado repercutirá positivamente en sus progresiones.

Esperanzados tras haber dado «siempre la cara» en los duelos ante rivales por el título liguero afrontan «el premio del primer puesto», un billete para la Copa de Campeones que «da pie a disputar partidos de máxima exigencia». Isma asume que el adversario que les depare hoy el sorteo de ese campeonato sin red que empezará el 30 de abril «va a ser complicado», aunque subraya que irán «con toda la ilusión». «A un partido puede pasar cualquier cosa, pero sabemos que tenemos nuestras armas y las tenemos que sacar», apostilla el tutor futbolístico de una exitosa generación que sigue buscando su techo.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos