El Sporting busca un acelerón en Lugo

Los futbolistas del Sporting, en el inicio de la última sesión de la semana, realizan ejercicios de velocidad.
Los futbolistas del Sporting, en el inicio de la última sesión de la semana, realizan ejercicios de velocidad. / ARNALDO GARCÍA

Baraja duda entre Rubén García y Jony para la banda izquierda, y estudia la posibilidad de modificar el sistema y apostar por un 4-2-3-1

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Embalado por la gran cosecha de sus dos últimas citas, Rubén Baraja busca su consagración esta noche como resucitador del Sporting en el Anxo Carro (20.30 horas), una instalación acogedora y familiar para el sportinguismo, aunque sembrada de explosivas minas para los futbolistas del 'Pipo', que todavía no han sido capaces de morder en la yugular lejos de El Molinón a alguno de sus rivales directos. La cuadrilla rojiblanca ha expresado solvencia en Gijón desde la llegada del técnico vallisoletano, inmaculado como local, pero la confirmación de un candidato al premio gordo obliga a ampliar los horizontes del coto de caza. Con el déficit de puntos con el que despidió el Sporting 2017, ya no se puede despreciar nada. Y menos con un subidón de por medio como el que propone el final del día para el ganador. ¿De qué pasta está hecho este equipo? El Anxo Carro responderá.

La noche, con Jony alistado por segunda semana consecutiva y Michael Santos en plena combustión, disparado como goleador, plantea a los rojiblancos un renacimiento definitivo. La revalidación de su candidatura, pisoteada no hace mucho tiempo. Una victoria en Lugo confirmaría la crecida estadística, proclamando la buena salud de la que goza el equipo de Baraja en este momento del curso. Porque, con la irregularidad siempre a cuestas, no ha podido el Sporting en esta primera mitad del curso deportivo encadenar una racha como la que corteja en este momento. Al menos en el campeonato liguero. Sí consiguió un estado de gracia de esta magnitud cuando se impuso en la primera vuelta al Lugo, al Nástic y, en la Copa del Rey, al Reus.

Más Sporting

El Sporting partió ayer hacia Lugo con el intermitente puesto para el adelantamiento. Fuera del autocar se quedaron Quintero, Álex López, Lora y los tocados Pablo Pérez y Stefan, cuyo culebrón ha empezado a escribirse en los despachos, contra el alistamiento de Viguera, Xandao y Montoro en una lista de 19 jugadores. Una tercera jornada consecutiva sumando de tres permitiría a los rojiblancos, que necesitarían alguna carambola menor, retornar al 'play off' e irrumpir de nuevo con fuerza en la pelea por el ascenso, de la que se había descolgado y de la que sería desplazado el Lugo. Lanzaría, en ese sentido, un mensaje que retumbaría en todas las esquinas de la Segunda, poniendo las orejas tiesas a los rivales de la parte alta, que ya le observan con el rabillo del ojo. Pero antes hay que tumbar a la cuadrilla de Francisco, un proyecto muy meritorio, de fútbol refinado desde que Quique Setién plantase su semilla, y que hasta ahora ha ofrecido un mejor rendimiento que los gijoneses, llegando a liderar la clasificación hace varias semanas.

Viguera, Xandao y Montoro, novedades en una lista sin Stefan, ni Pablo Pérez

La cerrada libreta de Rubén Baraja desprende algo de incertidumbre por el simbolismo de este partido y el pobre comportamiento que ha tenido el Sporting como visitante. Con todo, no está prevista ninguna revolución, y sí más un planteamiento que se acerque al que derrotó con claridad al Alcorcón el pasado fin de semana. El foco de la duda se mantiene en Jony, que oposita seriamente a su primera titularidad en la banda izquierda, aunque Rubén García fue uno de los destacados en esa festiva última jornada. También se abre la posibilidad de que Baraja vista al equipo con un abrigo más largo, incrustando a algún futbolista a la espalda de Santos en el molde de un 4-2-3-1.

Cerca de 3.000 aficionados

Como punto de partida, Lugo siempre se presenta ante el Sporting vestido con un envoltorio amable por la buena sintonía que existe entre los dos clubes y sus aficiones, y la notable influencia que tuvieron los gallegos, por otra parte, en el último ascenso de los rojiblancos. Nadie lo ha olvidado. Y mucho menos la 'Mareona', que inundará la ciudad gallega para la ocasión con unos 3.000 sportinguistas, muchos de ellos sin entrada. La historia constata que, además de ese sólido vínculo, los rojiblancos nunca han regresado con las alforjas vacías del Anxo Carro, donde siempre ha conseguido puntuar el Sporting en la Liga. Esta es otra película y el equipo que ha salido de la probeta de Francisco posee diferentes rasgos, aunque sigue articulándose sobre los eternos Pita y Seoane. En casa ha perdido algo de finura para ganarla como visitante, aunque es un grupo más completo y fiable que sus predecesores. Un hueso que hay que adelantar.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos