El Molinón cura todos los males

El Molinón cura todos los males

Sexta victoria consecutiva del Sporting en casa ante un rival directo como Osasuna

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Rubén Baraja no quiere comparar las dos versiones que ofrece el Sporting desde que se adueñó del vestuario, pero resulta imposible no hacerlo. Después de haber mostrado una mala imagen ante el colista, el cuadro rojiblanco superó al mejor visitante de la competición con una exhibición de Álex Bergantiños.

El gallego fue el mejor del equipo. Desde el centro del campo comandó la parcela defensiva, aportó equilibrio y además, le regaló el gol de la tranquilidad a Michael Santos. Es gallego estuvo sobresaliente. No fue el único que cuajó un gran partido. Si el gallego comanda la defensa, Jony es el ataque rojiblanco. De sus botas nacen las mejores ocasiones para el Sporting y ante Osasuna lo volvió a demostrar. El balón le llegó a la banda izquierda y tras apurar la línea de fondo sirvió a Rubén García el primer tanto de la noche.

2 Sporting

Mariño, Calavera, Álex Pérez, Barba, Canella (Isma López, m. 45), Bergantiños, Sergio Álvarez, Carmona, Rubén (Hernán Santana, m.74), Jony y Santos (Nano Mesa, m. 82).

0 Osasuna

Sergio Herrera; Lillo (De las Cuevas, m. 72), Aridane, Oier; Lucas Torró; Kike Barja (Ibáñez, m. 68), Fran Mérida, Roberto Torres (Sebas Coris, m. 58), Clerc; David Rodríguez y Quique.

Goles:
1-0: m. 4, Rubén García. 2-0: m. 75, Santos.
Árbitro:
Arcediano Monescillo (MAnchego). Amonestó a Barba, Bergantiños, Calavera, Santos en el Sporting y a Oier, Lillo, Aridane en Osasuna.
Incidencias:
partido disputado en El Molinón ante 18.884 espectadores.

El valenciano demostró que tiene fútbol para ser titular. Si la semana pasada se quedó en el banquillo, esta vez Baraja apostó por su presencia en el ataque junto a Santos. Su juego lo agradece el equipo, más que nada porque sabe manejar los tiempos. Cuando hay que tener la pelota la conserva y cuando toca hacer daño al rival busca la espalda de los centrales para ofrecer una alternativa en el ataque.

Volviendo a Jony, el cangués no solo sirvió a Rubén en el primer tanto. Carmona, antes del descanso, y Santos, ya en el segundo acto, también gozaron de dos centros medidos por el extremo, pero sus cabezazos no encontraron la portería defendida por Herrera.

La guinda al pastel para el ídolo del sportinguismo lo evitó el palo. A falta de cinco minutos para el final, el rojiblanco dejó atrás a dos defensores para después rematar suave, con delicadeza el balón que salió escupido por el poste izquierdo de la meta rival.

Más Sporting

El Sporting controló el partido de principio a fin. Osasuna en la primera mitad no dio señales de vida y tras el descanso se encontró con un par de acciones, que apenas inquietaron a Diego Mariño. El choque no estaba decidido. Ni mucho menos. Pero aún faltaba la escena de Michael Santos. El gran protagonista del gol en el Sporting volvió a reencontrarse sobre un terreno de juego. La banda derecha, donde lo situó Baraja en Lorca, no es su posición. Al uruguayo le gusta ser la referencia ofesniva.

A falta de un cuarto de hora para el final, Bergantiños controló el balón y buscó al ariete. La asistencia no la desaprovechó para tranquilizar a El Molinón. Con el trabajo cumplido, Santos buscó la quinta tarjeta que le impedirá viajar al Sevilla. No le vendrá mal descansar.

Los tres puntos son vitales para el Sporting. A falta de conocer los resultados de la jornada, el equipo de Baraja se encuentra a un paso de la zona de 'play off' dejando una grata imagen en los partidos de Gijón. Ahora falta comprobar si Sevilla vuelve a ser la ciudad talismán para los rojiblancos.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos