«Le dedico el gol a Quini y a mi familia por el apoyo»

Pablo Pérez dedica a su familia el gol ante la Cultural. / D. ARIENZA
Pablo Pérez dedica a su familia el gol ante la Cultural. / D. ARIENZA

Pablo Pérez desvela que «mi madre se puso a llorar cuando marqué. Es complicado que la gente te pite» | «Pido comprensión, aunque vaya en el sueldo no es fácil escuchar silbidos en El Molinón», comenta el asturiano

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Pablo Pérez entró en el terreno de juego a falta de diez minutos para el final. El gijonés fue el último cambio de Rubén Baraja en la goleada del Sporting a la Cultural Leonesa. Con el número 22 en la espalda, el rojiblanco recorrió cuarenta metros antes de situarse en la banda derecha. Durante el trayecto, un mínimo sector de la grada le recibió con tímidos silbidos.

«Es complicado que la gente te pite», afirma el atacante, que su mejor respuesta la dio en el propio campo. El primer balón que tocó lo convirtió en gol. El tercero de la tarde. «Le dedico el gol a Quini y a mi familia por el apoyo», comenta. El jugador, dolido por el recibimiento, desvela que «mi madre lloró cuando marqué y mi tío me dijo que hoy marcaba».

Lo peor para el rojiblanco es que «los silbidos se produzcan en El Molinón. Sé que va en el sueldo, pero pido comprensión». Estas fueron las últimas palabras de Pablo Pérez antes de abandonar el estadio. El gijonés se ha ganado la confianza de Rubén Baraja y el técnico premia su trabajo con minutos en las segundas partes. Un hecho que «me hace ganar en confianza».

Muy diferente es la situación en la que se encuentra Jony. El cangués es el alma del equipo y el sportinguismo es consciente de ello. De sus botas llegó el primer tanto y nació el segundo. Una aportación sobresaliente para guiar al equipo hacia la victoria. «Es el gol más especial de mi carrera, el más emotivo y de los que más ilusión me ha hecho marcar», explica el extremo sobre el tanto que firmó ante la Cultural. Un gol con una dedicatoria especial, que ayudó a que los rojiblancos se auparan hasta la cuarta plaza: «Es para el más grande. Estamos en el mejor momento de la temporada. Tras el derbi se nos dieron muchos palos, pero nos unimos más que nunca».

Esperanzado se mostró Sergio Álvarez nada más concluir el partido. «Es ilusionante para el equipo estar así. Hay que ser optimista pero no venirse arriba», asegura el centrocampista, que ya tiene en mente los dos próximos encuentros, ante el Huesca y el Rayo. «Son partidos clave ante dos rivales que están por encima. Tenemos que intentar sumar los máximos puntos posibles».

Cinco partidos son los que suma Diego Mariño sin encajar un gol. Desde que Mossa, jugador del Oviedo, le batiera por partida doble, el guardameta no ha vuelto a recoger un balón de su portería. «Somos un equipo compacto, duro atrás y hemos minimizado las ocasiones de los rivales en los últimos partidos. A ello le sumamos la buena pegada que tenemos arriba», describe el gallego.

Por último Canella, hizo referencia a los homenajes a Quini: «Fue todo muy emotivo, creo que nos afectó incluso en el comienzo de la primera parte».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos