Sporting

El Sporting abre la puerta a la marcha de Babin

Babin, en una sesión de la pasada temporada./JOAQUÍN PAÑEDA
Babin, en una sesión de la pasada temporada. / JOAQUÍN PAÑEDA

«Hemos tenido una petición de su agente para una mejora de su contrato y no hemos accedido», asegura Miguel Torrecilla

JAVIER BARRIOGIJÓN.

A diferencia de su antecesor, Miguel Torrecilla no tiene miedo a la palabra, ni a cambiar algunas reglas del juego, que siempre discurren de forma soterrada, en la relación con los futbolistas. El director deportivo salmantino desnudó ayer públicamente los entresijos del 'caso Babin', en la segunda entrega de este desencuentro con el internacional con Martinica, recrudecido la semana pasada por, según explicó el propio técnico rojiblanco, una propuesta del futbolista para que el club revisase su salario al alza. El Sporting se negó en redondo y respondió con la contratación de Álex Pérez, cerrando su defensa con el madrileño, Barba, Quintero y Xandao, y la declaración de Babin como futbolista transferible.

«Es evidente que hemos cambiado nuestra estrategia con respecto a la contratación de los centrales», concedió Torrecilla, que se brindó a responder cualquier pregunta relacionada con este asunto. «Hasta hace una semana pensábamos todos, y yo lo dije públicamente, que estaba resuelto el tema con Babin. Hice público el archivo del expediente disciplinario, pero hemos vivido en la última semana una petición de su agente de una mejora de contrato. Nosotros no hemos accedido y ellos siguen en ese punto. Viendo esa situación hemos tomado la decisión de declarar transferible al jugador», detalló el salmantino, descabalgando al defensa de la planificación para el nuevo proyecto.

Más noticias

La decisión, sin precedentes en Mareo, no tiene marcha atrás. El futbolista, que como el resto de la plantilla ha experimentado una merma del 50% en sus emolumentos con el descenso porque así lo estipula su contrato, no volverá a jugar con el Sporting. Desde Paco Herrera, hasta Miguel Torrecilla, pasando por todos los miembros del consejo, la postura es firme tras el desencuentro que nació a raíz de la obstinación de Babin por jugar con Martinica, amparado en una promesa verbal que le hizo en su momento Nico Rodríguez, y parece estar orientada a fijar un nuevo protocolo de actuación ante posibles casos de futuro.

Ahora, la paciencia se ha agotado con el defensa. Solo falta por saber cuándo y cómo se escenificará ese adiós porque la cuerda todavía se guarda algún metro más libre de tensión. Babin se encuentra en una situación muy delicada, forzado a buscar una salida incentivada y con un club que no está por la labor de ceder ni un milímetro, toda vez que Torrecilla recalcó ayer en que lo que se busca es «un traspaso», no una separación de caminos sin más. «Se lo ha buscado él», se repite en Mareo, donde están dispuestos a que el jugador cumpla los dos años de contrato que le quedan si no llega una propuesta económica satisfactoria.

Curiosamente fue el propio director deportivo el que tendió un puente hacia la reconciliación con Babin hace unas semanas, coincidiendo con la contratación de Xandao, incluso haciendo pública su solicitud para que el club archivase el expediente disciplinario que se le había abierto por el desencuentro motivado por la selección de Martinica. Pero este puente saltó por los aires solo unos días después cuando la relación con el jugador volvió otra vez a enturbiarse a raíz de ese intento de renegociar su contrato, según Torrecilla, y sus reiteradas molestias musculares. El expediente disciplinario, por otra parte, no está cerrado formalmente porque no hubo margen para la notificación, por lo que podría seguir su curso.

Molestias musculares

La explicación del director deportivo no sentó nada bien en el entorno del jugador, sobre todo por su carácter público, y en las últimas horas este estudiaba emitir un comunicado de respuesta para salir al paso y explicar la visión de Babin, quien, a la espera de ver qué sucede hoy, no se entrenó ya con el grupo en los días previos al estreno del Sporting en Alcorcón. La justificación fue una molestia muscular que el propio futbolista trasladó al cuerpo médico. En cualquier caso, el club está decidido a dar una imagen de firmeza con Babin, con la posibilidad abierta, si no vuelve a ejercitarse con el equipo hasta que se resuelva su situación, de promover la resolución de su contrato, reclamándole una indemnización equivalente a su cláusula de rescisión, establecida en unos 2 millones de euros.

En cuanto a la planificación deportiva, Torrecilla ha movido ficha rápido para tener todos los cabos atados con Babin y no hipotecar el proyecto. «Apareció Álex Pérez para protegernos en la planificación de los centrales y, en esa estrategia, también tomamos la decisión de que Quintero tuviera ficha del primer equipo. El cuarteto lo formamos inicialmente con Álex Pérez, Federico Barba, Xandao y Quintero. Esa es la decisión y tenemos este tiempo para trabajar en la salida de Babin», concluyó Torrecilla. Y solo faltan diez días para el final del mercado de verano.

Fotos

Vídeos