Sporting

El Sporting se pone las pilas

Paco Herrera, ayer, dando instrucciones a sus jugadores./ARNALDO GARCÍA
Paco Herrera, ayer, dando instrucciones a sus jugadores. / ARNALDO GARCÍA

La plantilla y Paco Herrera dedican una hora a analizar en vídeo los errores cometidos ante Osasuna | El equipo, el quinto que más pases da de Segunda, busca armonizar esa situación con la recuperación del orden

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Perciben en Mareo que el Sporting de Paco Herrera tiene una crisis de identidad transitoria y que esta se puede corregir con más tajo, implicación y un mayor orden colectivo. Su medida real, subrayan, no es la que se vio frente a Osasuna. Y, en ese sentido, muchas voces acreditadas piden paciencia para el proyecto. «El equipo tiene que acoplarse porque es muy nuevo y todavía tiene poca base. Se hicieron muchos cambios en la temporada pasada y se necesita un tiempo para que todo eso funcione», manifiesta prudente el exfutbolista Manolo Jiménez. Abunda en la misma línea, aunque con otros matices, Carlos García Cuervo: «En el fútbol, como toda la vida, en una semana cambia todo. Han sido unos últimos partidos para reflexionar, porque nos han generado cierta desconfianza, pero hay que dar un margen al entrenador porque todavía es pronto y es un técnico con oficio y trayectoria».

Los protagonistas están dispuestos a acelerar y embellecer el proceso, enrabietados por la derrota en Pamplona. Paco Herrera se enclaustró ayer con sus futbolistas en el salón de concentraciones de Mareo durante una hora. Junto a ellos repasó un vídeo resumen de algunos momentos muy concretos del partido disputado el pasado fin de semana en El Sadar, incidiendo en las acciones en las que el grupo mostró una mayor fragilidad, condensadas en su mayoría en el primer acto del choque. Aunque el italiano Barba concluyó que lo más importante el sábado era la obtención de los tres puntos, no ocultó que «la labor defensiva gana campeonatos» y agregó que «si volvemos a recuperar el orden lo haremos mejor». Dos conceptos que van de la mano.

Más Sporting

Los números defensivos del equipo no revelan ninguna singularidad, salvo que el Sporting se confirma como un equipo con un nivel de faltas por debajo de la media (101 suma en este momento, con 12 amarillas y 1 roja). Pero es todavía muy tierno en algunas facetas del juego. Los duelos individuales son un buen termómetro para anticipar el desarrollo de un partido y el rendimiento de un colectivo. Tomando como referencia Osasuna, el último rival, el equipo de Herrera sale perdiendo con los 'rojillos' en estas siete primeras jornadas. Ha salido ganador el Sporting en 267 duelos, por los 292 que bendicen a Osasuna. En los balones aéreos también se muestra esa superioridad rival, con 93 por 123. El equipo, eso sí, reina en la posesión: 2.892 pases -es el quinto que más combina- por 2.301.

El mayor desafío de Herrera está en saber armonizar y sacar un mejor provecho a esas dos cuestiones. Porque ahora mismo, apunta el exfutbolista Joaquín Villa, «el equipo ni defiende bien, ni ataca bien, y los rivales que se encuentra en los partidos se juntan mucho y son muy intensos». En cualquier caso, y en una opinión extendida, considera que «hay que tener confianza en el entrenador, aunque se le ve preocupado porque de momento el equipo no funciona como él quiere, pero hay que darle tiempo porque es muy pronto todavía. Es mejorable el juego, pero tenemos que tener paciencia».

La escasa fiabilidad que manifestó el equipo en Pamplona derivó en una descomposición total del sistema del Sporting, que apenas asomó por el balcón del área de Sergio Herrera, aunque los jugadores y el propio técnico parecen tener ya detectados los errores. La plantilla demanda una puesta en escena más agresiva, competitiva y solidaria, comenzando por los futbolistas más ofensivos del equipo, como Michael Santos, Rubén García y Stefan. En defensa se han mostrado poco colaborativos, pero en ataque, donde juegan con una mayor libertad, tampoco han enseñado el diente como deberían en los dos últimos encuentros, con la salvedad del gol marcado por el valenciano, relajando los sistemas de vigilancia de los rivales, que vivieron partidos muy confortables.

«Esa es la misma historia de siempre», interviene Jiménez. «Un equipo empieza a defender por el delantero y a atacar por un defensa, pero insisto en que el grupo necesita todavía que acoplarse y que cada uno tenga claro lo que tiene que hacer. Van siete jornadas», recuerda el exfutbolista. Pero, en la búsqueda de una reacción ante el Sevilla Atlético, el Sporting ya se está poniendo las pilas. «¡Tocar y mover, defender todos juntos, vamos, vamos!», proclamó ayer Paco Herrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos