«Vamos a luchar por todo, pero hay que ser cautos»

Diego Mariño realiza ejercicios de estiramiento en Mareo. / A. GARCÍA
Diego Mariño realiza ejercicios de estiramiento en Mareo. / A. GARCÍA

«Hago lo que se le pide a los porteros: aparecer en los partidos para ser decisivos», asegura el meta Diego Mariño

A. MAESE GIJÓN.

La vida sonríe a Diego Mariño. Desde que el pasado verano estrenara paternidad, el guardameta atraviesa su mejor momento tanto personal como profesional. Al menos, así lo reconoce después de completar su séptimo partido consecutivo sin encajar un solo gol. «El portero no puede conseguir solo estos números», comenta el gallego, que no quiere que los focos se centren en su figura por el trabajo defensivo que realiza el equipo: «Hago lo que se le piden a los porteros, aparecer en los partidos para ser decisivos»

Lo cierto es que las cifras que maneja el Sporting son, cuanto menos, para tener en cuenta. «Vamos a luchar por todo, pero hay que ser cautos», recuerda. El guardameta prolonga el discurso de Rubén Baraja. Acepta el buen momento en el que se encuentra el equipo, pero no quiere relajaciones porque «estamos muy cerca de los rivales de arriba, pero también de los que están por detrás nuestro».

Pese a las advertencias, Mariño no esconde las sobresalientes actuaciones que está cuajando el grupo, sobre todo ante el Huesca y el Rayo Vallecano. «Llevamos una muy buena dinámica y no es casualidad. Esto nos ha llevado a estar donde queríamos estar», explica. Ese lugar al que hace referencia el rojiblanco se ha ganado a base de golpes de autoridad sobre los terrenos de juego. Unos resultados que llegan gracias a «la importancia que le estamos dando a no encajar».

La clave del nuevo Sporting

A la solidez defensiva del equipo de Rubén Baraja hay que añadir la pegada que tienen los rojiblancos en el ataque. Una mezcla letal. Mariño, al igual que el resto del vestuario, es consciente de que «si nos implicamos atrás, la gente de arriba tiene calidad de sobra para desequilibrar la balanza».

El ejemplo quedó patente ante el Rayo Vallecano. Pese a que Gorka Elustondo fue el que terminó introduciendo el balón en su portería, Santos, Rubén García y Nano Mesa no cesaron en buscar el arco defendido por Alberto García. El exrojiblanco mantuvo una conversación con Mariño en la que le aconsejó que aprovechara el momento en el que se encuentra porque «los porteros tenemos una vida de contrastes y cuando vienen mal dadas se sufre mucho».

No fue la única conversación con un excompañero que mantuvo el actual meta del Sporting. Iván Cuéllar, que cedió el Trofeo Zamora de la temporada del ascenso, «nos dio ánimos para lo que queda de temporada».

Sobre el récord de imbatibilidad que ronda, Diego Mariño prefiere no prestarle mucha atención. No es un hombre supersticioso, pero mira hacia otro lado cuando se trata el tema. «Prefiero no saber nada, en el vestuario me gastan bromas sobre ello, pero si soy sincero no me fijo», afirma un meta que tan solo se fija en lograr el ascenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos