El Sporting se quita años

El Sporting se quita años

El equipo de Rubén Baraja es el grupo más joven de Segunda, con la salvedad de los dos filiales

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

Con el volteo invernal de Miguel Torrecilla, el Sporting se ha quitado años de encima. No tantos como para lucir acné juvenil y que le pidan el DNI a sus futbolistas por los campos de fútbol de Segunda, pero sí los suficientes como para transformarse en el proyecto que menos entrado está en la madurez de toda la categoría. No entran en concurso, por supuesto, el Sevilla Atlético y el Barcelona B. Los filiales, con sus singularidades, que compiten con distintos parámetros y perfiles. Incluso económicos.

Según se mire, el Sporting de Rubén Baraja está a la cola o en las alturas de la clasificación de las edades en la División de Plata, con una media de edad de 26,5 años. Son 2,4 menos, por ejemplo, que los que presenta el Albacete de Enrique Martín Monreal, el segundo equipo más veterano de toda la categoría y que se cruzará pasado mañana en el camino del conjunto rojiblanco. Al otro extremo. Igual que Rubén Baraja y Enrique Martín Monreal.

En el gremio de técnicos de la categoría aprecian la juventud y proyección ascendente de este Sporting, pero sobre todo la cantidad de buenos recursos con los que cuenta el entrenador vallisoletano, que ha embridado y amplificado todas esas virtudes que se le intuían a este coro. Habla Fabri, entrenador del Lorca, con un análisis pasional del conjunto rojiblanco. Porque le gusta lo que ve. «Para mí es el mejor equipo que hay en Segunda. Es el que mejores actores tiene para llevar a cabo un guión como es el de la carrera por el ascenso», sostiene el entrenador lucense, quien considera que «sean mayores o más jóvenes, el Sporting tiene grandes futbolistas, desequilibrantes, con profundidad en las bandas, gol, físico y altísimas capacidades técnicas».

Más Sporting

En el mediocentro rojiblanco se encuentran los dos extremos de la edad. La generación más madura, curtida por la experiencia, y la que llega pisando fuerte. El futbolista más veterano del Sporting es Álex Bergantiños, con 32 años, mientras que Nacho Méndez, con 20, encarna al 'benjamín' del grupo. «A Álex lo conozco bien», tercia Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural, curiosamente el preparador más joven de Segunda. «Es una curiosidad porque somos de la misma quinta y los dos de La Coruña. La mejor definición que puedo dar de él es que siempre está. Sea cual sea el momento, siempre está», incide.

Nacho Méndez, al que conoce también de sus tiempos en Segunda B, tampoco se ha escapado a su radar: «Es un futbolista joven, en desarrollo, y con una indudable proyección y talento. Sabe asumir una jerarquía, pese a su juventud, y eso habla muy bien de él». Ellos completan un grupo más imberbe que el resto, pero tremendamente energético: «El Sporting es un equipo que en su esencia posee mucha energía, frescura, dinamismo, ganas de hacer y conseguir cosas. Está a la altura del escudo y la afición a la que representan, y esa juventud no tiene bajones en partidos importantes y situaciones límites», confirma desde su experiencia.

26,36 de media en el once

El once titular más empleado por Baraja alcanza una medida de 26,36 años, por debajo de las edades de otros equipos. «Pero todos esos futbolistas están preparados para asumir este tramo final y se dan los ingredientes para que pueda lograr el objetivo. Al final se verá y egoístamente espero que sea así, que Sporting, Huesca y Rayo se lo jueguen hasta el final», recalca De la Barrera, siempre con la Cultural en su pensamiento. Lo mismo le da en la nariz a Fabri, aunque el técnico apunta más al Sporting. «Le veo en ascenso directo, seguro. El Rayo ha ido bien todo el año, pero las ligas se ganan en el último tercio y aquí el Sporting ha sido el mejor con diferencia. O pasa una hecatombe inesperada o lo que más o menos vemos todos», enfatiza, reiterando que «me encanta el equipo».

Con los defectos o virtudes de juventud, ahora el Sporting se prepara para el esprint final de la temporada. El momento de la verdad. «Y no creo que sea relevante tener una media de edad más baja, lo que cuenta es la calidad y de eso tiene mucho», apostilla Fabri.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos