El Molinón juega a la doble pareja

El Molinón juega a la doble pareja

Michael Santos y Jony miden su estado de forma este sábado con el de Raúl de Tomás y Embarba

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting y el Rayo llegarán lanzados como flechas el sábado a El Molinón (20.45 horas), en una cita de alta tensión, con mucho peso pesado corriendo y peloteando sobre el césped gijonés, vibrante y febril para la contienda. «Son los dos equipos que manifiestan posiblemente los dos mejores estados de forma de la competición en este momento. Creo que se verá un partido muy atractivo e igualado en El Molinón», resume académico José Luis Martí, quien fuera hasta el pasado mes de febrero entrenador del Tenerife.

Habrá muchos ojos profesionales escudriñando el espectáculo de Gijón. Los datos anuncian un brutal choque de trenes, con dos contendientes que no han perdido en las seis últimas semanas, lanzados por cinco victorias y un empate -solo les supera la excelencia del Zaragoza- y con una fuerza bruta en ataque superlativa: 53 goles cosechan los rayistas y 46 los rojiblancos. Primer y tercer máximo pegador. El líder contra el cuarto, que aspira a situarse a dos puntos del Rayo. «Es un enfrentamiento entre dos súper equipos de Segunda con muchas posibilidades de ascenso, ya no solo vía 'play off', sino directamente. Todavía faltan muchos puntos, pero el partido del fin de semana será muy importante para ambos», apunta Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural.

Más Sporting

En esta emocionante trama emergen, determinantes, cuatro futbolistas que encarnan mejor que nadie el estado de gracia del Sporting y del Rayo. Un doble duelo de nivel para un partido de altura: Santos contra Raúl de Tomás y Jony ante Embarba. Cuarenta y tres goles han salido de este cuarteto, que ha tenido tiempo, además, para repartir 17 asistencias por el camino. Artillería de nivel. Interviene Aritz López Garai, entrenador del Reus, en una rápida disección de los rojiblancos. «Gran parte de las posibilidades del Sporting pasan por que Jony encuentre espacios para correr y hacer daño, y por Santos, que tiene unos movimientos de desmarque brutales», resume convencido.

El uruguayo, por ejemplo, llegará al sábado con el colmillo afilado y quince goles dando lustre a su temporada, en clara persecución de Raúl de Tomás, con 18 y que precisamente firmó los tres tantos del agónico triunfo rayista frente al Reus. «Raúl de Tomás, sin ser tan dinámico como Santos, tiene mucha calidad, pero el uruguayo es más rápido, explosivo y vertical. No para de correr en todo el partido», aprecia López Garai.

En su mejor momento

«Son cuatro jugadores que están en su mejor momento de acierto y confianza; dos parejas que pueden marcar la diferencia en algún momento del partido», amplía José Luis Martí, nada sorprendido a nivel particular con el rendimiento de Jony: «Es un jugador muy conocido, de Primera División, y que por lo que sea ha tenido que volver a su casa. Pero en Gijón se está sintiendo con confianza, muy desequilibrante y muy decisivo para su equipo».

En la banda izquierda del Sporting, la derecha del Rayo, se producirá una auténtica confrontación de talento y velocidad. El cangués contra Adrián Embarba. Dos balas que silban al contacto con el balón y que se embalan a la mínima. «Son dos futbolistas que seguramente resultarían complementarios dentro de un mismo equipo y que pueden marcar una diferencia importante», repite De la Barrera. «Los dos son variables y, a nivel colectivo, permiten hacer grandes cosas. Son definitivos», sentencia.

Aunque no se encuentran en el mismo peldaño estadístico, porque Jony llegó a Gijón en enero y suma casi dos mil minutos de competición menos que el madrileño, muchos profesionales de la categoría les observan como los jugadores más determinantes de Segunda. «Embarba seguramente sea el mejor de la categoría desde un punto de vista numérico y por lo que ha dado a lo largo de tantos partidos, pero a Jony solo lo hemos podido disfrutar en este tramo y está siendo espectacular. Está a otro nivel», pondera López Garai.

El preparador vizcaíno observa ahora mismo al Sporting un punto por encima del Rayo por el añadido de su solvencia defensiva: «Creo que está mejor porque tiene más empaque, pero el Rayo es muy bueno con balón». Y, con el recordatorio de la posesión, manda una alerta. «El Sporting tiene que quitarle la pelota. No puede estar persiguiendo sombras todo el partido o lo pasará mal. Si el Rayo no la tiene, por el contrario, sufrirá, sobre todo con el ataque tan vertical que tiene el Sporting», avisa. Es el combustible para la doble pareja.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos