Sporting

Rubén Baraja se perfila como nuevo entrenador del Sporting

Rubén Baraja./
Rubén Baraja.

El director deportivo del equipo gijonés descarta la promoción de un entrenador de la casa por el momento y ultima el fichaje del exfutbolista | Miguel Torrecilla comunica a Herrera el despido después de dos días de reflexión

JAVIER BARRIOGIJÓN.

La segunda etapa de Paco Herrera en el Sporting no tendrá el final que él había soñado. Miguel Torrecilla, director deportivo rojiblanco, comunicó ayer el despido al entrenador catalán , que ya no se sentará en el banquillo de Estadio de El Molinón este domingo frente al Tenerife, tal y como adelantó en exclusiva ELCOMERCIO.es. La crisis de resultados, con seis jornadas sin conseguir una victoria y una creciente desafección social, persuadieron al club de la conveniencia de emprender un cambio de rumbo y anticipar así el final de una relación que nació prometedora, refrendada por los 24.402 abonados con los que concluyó la campaña de renovaciones y altas al calor de los fichajes de Torrecilla y el propio Paco Herrera.

El director deportivo salmantino trabajaba en las últimas horas en cerrar la elección del exfutbolista internacional Rubén Baraja como nuevo entrenador, mientras se ultimaban los detalles del despido del técnico. El club se ha decidido por una apuesta más arriesgada, muy diferente a la de Paco Herrera, avalado por más de quinientos partidos como entrenador profesional, un ascenso a Segunda y dos a Primera División. El Sporting quiere moverse con celeridad y hoy mismo podría anunciar el nombre de Baraja como nuevo inquilino del banquillo de El Molinón, a donde llegará con el cometido de reflotar al Sporting, encallado desde la lesión de Sergio en el calentamiento previo al encuentro frente al Valladolid, aunque el equipo ya había caído una semana antes en Reus, en un partido muy igualado, dejando un pírrico balance de dos puntos de dieciocho posibles.

Más Sporting

El club manejaba el nombre del vallisoletano como único candidato, negociando durante toda la jornada de este lunes los términos del nuevo contrato. La intención del Real Sporting de Gijón es alcanzar un acuerdo lo antes posible para poder presentarlo. En ese marco quedaba en el aire la dirección del entrenamiento de este martes, previsto inicialmente para las 10.30 horas en Mareo y que finalmente se ha trasladado a las cinco y media. En las oficinas del club se barajaba como un escenario ideal que el nuevo inquilino del banquillo pudiera dirigir la sesión, pero se asumía complicado, sin descartarlo, pendiente de la evolución de las negociaciones. En el caso de que se demorasen, un técnico de la casa se haría cargo de la sesión, aunque ayer no estaba todavía decidido el nombre.

En el retrovisor de Paco Herrera queda una trayectoria irregular e inestable, pero en la que llevó al equipo a liderar la categoría en dos ocasiones, con otras tres en el segundo puesto y ocho en situación de 'play off', por las seis en las que estuvo fuera de la pelea en la parte alta. Las lesiones, en ese sentido, fueron el mayor talón de Aquiles del equipo, que comenzó a desmoronarse a raíz de la de Sergio Álvarez, hasta contabilizar a ocho futbolistas en la enfermería dentro de una epidemia de problemas musculares, con una influencia evidente en el rendimiento del colectivo. Sin el avilesino, por ejemplo, el equipo solo fue capaz de arañar dos puntos de quince posibles, lamentando nueve goles en cinco partidos.

Pese a todos esos contratiempos, que en el Miniestadi redujeron la capacidad de elección de los mediocentros específicos a los canteranos Nacho Méndez y Pedro Díaz, el entrenador había perdido el favor de un sector de Estadio de El Molinón que ya solicitó su partida en el choque frente al Zaragoza. La derrota en Barcelona, el fin de semana siguiente, hizo todavía más daño a Herrera, que compareció en rueda de prensa muy afectado por lo sucedido y por el pobre rendimiento mostrado por algunos futbolistas. A partir de ahí se abrió un periodo de reflexión, como informó EL COMERCIO, que abarcaba hasta el inicio de esta semana.

Durante este tiempo, la impresión que se manifestaba desde el club era que el preparador catalán iba a continuar, pero al mismo tiempo nunca se llegó a confirmar esta postura, reconociendo siempre una importante preocupación por el bajón que había manifestado en Barcelona. Torrecilla, muy ligado a Herrera, era partidario de su continuidad por la capacidad demostrada por el catalán a lo largo de su trayectoria, pero en las últimas horas se decidió a acometer el relevo en el banquillo después de mantener una toma de contacto con Herrera, que acumulaba un importante desgaste sicológico desde las últimas jornadas.

El club no quería demorar por más tiempo esta situación en una semana en la que el jueves está prevista la junta de accionistas. En el caso de que se hubiera confirmado la continuidad del entrenador, Miguel Torrecilla tenía en estudio una comparecencia ante los medios. Ahora, con la presentación del nuevo entrenador, que está pendiente de que se cierre a lo largo de la jornada de hoy si no hay un retroceso, el director deportivo intervendrá en la presentación, en la que ofrecerá su punto de vista sobre la situación. El club, por otra parte, continúa con la preparación de la junta, aunque lógicamente el relevo en el banquillo ha ganado peso.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos