El equipo de Rubén Baraja lleva a La Romareda al límite

El equipo de Rubén Baraja lleva a La Romareda al límite

Los rojiblancos firman ante el Zaragoza el ejercicio de insistencia ofensiva más exagerado del año, con 20 saques de esquina y 26 remates

J. BARRIO GIJÓN.

Pocas veces este año, en una categoría tan equilibrada como la Segunda División, habrá sido un equipo tan sometido en su campo como lo fue el pasado sábado el Zaragoza. La Romareda asistió a un bombardeo forastero, una oleada de ataques sin final del Sporting que soportó casi en exclusiva por la inspiración celestial del portero argentino Cristian Álvarez, la estrella de la jornada, un elemento decisivo para entender por qué los maños se vieron con el jolgorio final del ganador en el cuerpo.

«La reacción del segundo tiempo demuestra que este equipo tiene orgullo y casta. Ha peleado hasta el final contra un gran rival», ponderó Rubén Baraja tras el partido en La Romareda. «Tengo que felicitar a los jugadores por su esfuerzo, por cómo han creído y cómo han reaccionado», apostilló convencido. Las estadísticas ofensivas del Sporting, superlativas con el arreón de la segunda mitad, reflejaron el desigual reparto de papeles de cada equipo. Y la desajustada, también, cuenta de merecimientos, aunque la tarde favoreciera a los de casa, en ventaja por una malísima salida al campo de los rojiblancos y un salvaje acierto de Borja Iglesias, su punta de lanza antes de atrincherarse en su campo.

La Romareda soportó de pie un castigo sin tregua. El equipo de Baraja lanzó la friolera de 20 saques de esquina, por los 2 que botó el equipo de Natxo González en noventa minutos de escuálido anfitrión. 26 remates, 13 más que el Zaragoza, redoblaron el orgullo de la 'Mareona' con los suyos, asistiendo al mayor ejercicio de insistencia ofensiva de toda la temporada. Nunca había atacado tanto el Sporting este año.

Los gijoneses tiraron más a puerta y tuvieron más posesión que el conjunto maño

Superior en ataque

Sin llegar a ser tan radical, la estadística de disparos fuera también fue a juego con lo anterior: 17 para los rojiblancos y 7 para los maños, inferiores también en la cuenta numérica de tiros a portería (9 para el Sporting y 6 para el Zaragoza) y en la de posesión (55% de los chicos de Baraja y 45% de los de Natxo González). A nivel individual, Carlos Carmona fue el encargado de propagar la ofensiva, con permiso de Jony, el más activo en ataque del Sporting. El balear fue el que más lo intentó del partido (7 disparos), el que mejor enfocó (4 de ellos a portería) y el que más centros en el área del Zaragoza colocó (16).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos