Sporting | La silenciosa conjura sportinguista

Isma López, Jony (con balón), Carlos Castro y Pablo Pérez, durante el entrenamiento de ayer./A. GARCÍA
Isma López, Jony (con balón), Carlos Castro y Pablo Pérez, durante el entrenamiento de ayer. / A. GARCÍA

La plantilla rojiblanca desea despedirse de Quini con una victoria ante el Sevilla Atlético

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

La del martes fue una noche en la que los jugadores sportinguistas se pasaron un largo rato mirando al techo antes de conciliar el sueño. Como le sucedió a toda la familia sportinguista y a la inmensa mayoría de la España futbolística. Pero ayer tocaba levantarse de nuevo, subir la persiana y, en el caso de los jugadores rojiblancos, retomar sus obligaciones sobre el césped de Mareo. Así lo habría querido Quini.

La sesión de entrenamiento estuvo marcada por el frío y la tristeza. Con caras serias y futbolistas silenciosos. El escenario de trabajo fue el campo número 1 de Mareo, al que acudieron las plantillas del Sporting y su filial en torno a las 10.45 horas. Jugadores y cuerpos técnicos, acompañados por todos los trabajadores que se encontraban en las instalaciones rojiblancas, se unieron en el centro del campo para realizar un merecido y aplaudido minuto de silencio en memoria de 'El Brujo', toda una leyenda sportinguista que falleció el martes a los 68 años.

En una silenciosa conjura, los futbolistas se comprometieron a honrar a Quini con una victoria ante el Sevilla Atlético (domingo, 18 horas). No era necesario comentarlo entre ellos. Ya se daba por hecho que 'El Brujo' se merece ese último regalo de despedida. Él fue el primero en recibir con los brazos abiertos a todos y cada uno de los jugadores que llegaron al club rojiblanco en los últimos años, para que siempre se sintieran como en casa, y, del mismo modo, Quini también fue padrino y consejero de los canteranos que dieron el salto al primer equipo. Se acerca la hora de devolverle todo ese cariño a base de sudor y esfuerzo.

Baraja se debate entre el 4-2-3-1 que ganó a Osasuna o el 4-3-3 utilizado en Lorca

Para lograr un triunfo en territorio hispalense, el técnico, Rubén Baraja, deberá decidir el planteamiento que mejor se adapte frente al filial sevillista. Sin Santos, sancionado, el entrenador rojiblanco podría repetir el 4-2-3-1 con el que se venció a Osasuna, con la salvedad de situar a Nano Mesa en punta de ataque en el puesto del uruguayo y con los mismos hombres para el resto de posiciones -siempre que Canella se recupere de su lesión-.

Sin embargo, el preparador del conjunto gijonés tiene en la recámara la posibilidad de recuperar el trivote, con el mismo 4-3-3 que jugó en Lorca, último partido de los rojiblancos disputado fuera de casa. En este caso, Hernán Santana regresaría a la titularidad para acompañar a Sergio y Bergantiños.

Más Sporting

En la sesión de ayer, Baraja contó una vez más con el jugador del Sporting B Isma Cerro, además de continuar con los habituales: Dani Martín, Nacho Méndez y Juan Rodríguez. Mientras tanto, en la grada del campo número 1, los espectadores apenas superan la docena. La mañana era desapacible y muchos aficionados habían acudido a la capilla ardiente situada El Molinón.

A la conclusión del entrenamiento, la plantilla rojiblanca permaneció en la Escuela de Fútbol, donde los jugadores comieron en régimen de concentración. Ya por la tarde y tras unas horas libres, el equipo se reunió de nuevo en Mareo, desde donde se desplazó a El Molinón para darle el penúltimo adiós a 'El Brujo' y para prometerle que se traerán de regreso a Gijón los tres próximos puntos. Ofrecerle goles a Quini sería el mejor homenaje posible.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos