El Sporting B traza su última ruta

José Alberto, técnico del Sporting B, durante el partido disputado en El Molinón ante el Mirandés. / JOAQUÍN PAÑEDA
José Alberto, técnico del Sporting B, durante el partido disputado en El Molinón ante el Mirandés. / JOAQUÍN PAÑEDA

El filial rojiblanco defenderá su liderato en los tres encuentros ligueros que le quedan en Mareo y en las dos salidas a Logroño e Irún

DANI BUSTO GIJÓN.

Al recién ascendido se le cayó la piel de cordero hace tiempo. El Sporting B pasó a convertirse en uno de los 'lobos' del grupo II de Segunda B con el paso de las jornadas y ahora, cuando llega el tramo más decisivo del campeonato -quedan cinco partidos por disputarse-, tiene a tan solo dos victorias de distancia la posibilidad de asegurarse una plaza en el 'play off' de ascenso. Y eso sin dejar de lado que se trata del líder del grupo, con cuatro puntos de ventaja sobre el segundo, el Mirandés, rival con el que tiene ganada la diferencia de goles particular.

El calendario del filial rojiblanco es variopinto. El primero de esos encuentros será ante el Tudelano, el próximo domingo, en Mareo (12 horas). El conjunto navarro, noveno en la clasificación, ya sabe lo que es ganar al equipo gijonés esta temporada. En la primera vuelta superó al filial con un gol de penalti en un partido con cierta polémica, ya que los de José Alberto vieron como el colegiado les anulaba un gol que había dado como válido en un primer momento, tras un saque de esquina.

El segundo asalto será en Las Gaunas, ante la Unión Deportiva Logroñés. El equipo riojano es sexto, y recibirá al filial sportinguista con la intención de exprimir al máximo sus opciones de colarse en el 'play off' de ascenso. Sus hombres más ofensivos -Rayco, Marcos André y Ñoño, que suman entre los tres 37 goles- pondrán a prueba a la zaga gijonesa.

La vuelta a Mareo se presume, si cabe, todavía más interesante. El Sporting B recibirá a la Real Sociedad B, que es tercera en la clasificación tras enlazar diez jornadas sin perder y se encuentra con cinco puntos menos que los asturianos. Si bien es cierto que los donostiarras afrontan ahora la parte más exigente de su calendario, ya que también deberán enfrentarse al Gernika, al Mirandés y al Racing.

La salida a Irún, ya en mayo, será una de esas que últimamente más le cuesta sacar adelante al Sporting B. El Real Unión es un rival de la zona media-baja de la tabla, que todavía no ha certificado su permanencia, aunque podría haberlo logrado ya cuando reciba a los rojiblancos.

Por último, si todo ha marchado bien, el Sporting B tendrá la ocasión de rubricar en casa una campaña sensacional ante el Arenas de Getxo, que ahora es décimo segundo, con 41 puntos y la permanencia casi en el bolsillo.

Para encontrarse con un Sporting B en situaciones similares hay que remontarse a la década de los años 90, cuando el filial rojiblanco se proclamó campeón de su grupo en la categoría durante dos campañas consecutivas: en la temporada 1995-1996, cuando aquel equipo dirigido por Miguel Montes alcanzó los 70 puntos, y en la 1996-1997, con Ismael Díaz Galán en el banquillo, cuando le bastaron 68 puntos.

En aquellos años, esa fase de ascenso todavía se disputaba con el formato de grupos, por lo que a todos los equipos les tocaba jugar seis partidos más. En 1996, el filial quedó segundo de su grupo, por detrás del Ourense, y al año siguiente finalizó tercero.

Llegados a este punto, cabe recordar que si finalmente el Sporting B logra clasificarse para disputar el 'play off' por méritos propios, solo existe una posibilidad de que no se le permita jugarlos: que al termino de la fase regular de Segunda B (el 13 mayo), el primer equipo (al que aún le quedarían tres jornadas para finalizar la Liga regular en Segunda) no tuviera ninguna opción matemática de poder entrar en sus puestos de 'play off' a Primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos