Sporting

El Sporting está en crisis

El rojiblanco Michael Santos lanza el penalti que detiene el meta Cristian a falta de cinco minutos para el final del partido. /JORGE PETEIRO
El rojiblanco Michael Santos lanza el penalti que detiene el meta Cristian a falta de cinco minutos para el final del partido. / JORGE PETEIRO

Nueva derrota de los rojiblancos en El Molinón

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Resulta curioso escuchar a Paco Herrera afirmar que el Sporting no está en crisis. En realidad, puede tener razón porque el cuadro rojiblanco está inmerso en más de una. A la falta de identidad en el juego hay que añadir la pobre efectividad ofensiva de un equipo que volvió a ser despedido entre una sonora bronca por sus aficionados.

No hay por dónde coger al Sporting. Resulta desolador ver a El Molinón vaciarse conforme pasan las jornadas. La Mareona ha dicho basta. Y está en todo su derecho. El cuadro de Paco Herrera no gana desde el 28 de octubre al Almería, unos resultados que acompañan a la mala imagen ofrecida por un teórico aspirante al ascenso.

0 Sporting

Mariño, Calavera, Juan Rodríguez, Álex Pérez, Barba, Isma López; Rachid (Pablo Pérez, m. 77), Bergantiños (Castro, m. 61); Carmona (Moi Gómez, m. 65), Rubén y Santos.

1 Zaragoza

Álvarez, Delmás, Grippo, Verdasca, Ángel (Benito, m. 67), Zapater, Eguaras, Papu, Vinicius (Jesús Valentin, m. 88), Febas y Borja Iglesias.

Goles:
0-1: m. 67, Delmás.
Árbitro:
López Toca. Amonestó a Rachid, Calvera en el Sporting. A Delmás, Verdasca en el Zaragoza.
Incidencias:
partido disputado en El Molinón.

La idea del preparador fue la de repetir una defensa con cinco jugadores. Juan Rodríguez fue titular por delante de Quintero, lo que deja en evidencia al central colombiano. Su fichaje no está a la altura y Herrera lo dejó bastante claro ante el Zaragoza.

El Sporting no sabe a lo que juega. Parece más bien que juega a lo que puede y eso que en la primera mitad mereció un poco más que su rival. Rubén García lideró el ataque, pero el valenciano está tan solo como Santos en los últimos metros. Ambos intentaron animar el encuentro, pero sus acciones fueron detenidas por el meta visitante.

El centro del campo sigue siendo inexistente. Ni Rachid ni Bergantiños manejaron el encuentro y eso cualquier equipo lo nota. El Zaragoza intentó hacerse con el esférico, pero tampoco lo necesitó porque Delmás marcó tras un saque de esquina en la segunda parte.

A la falta de fútbol, el Sporting también sufre un mal de alturas. De nuevo un balón parado fue suficiente para que el rival anotara. Y ya van unas cuantas jornadas. Algo inapropiado.

Más Sporting

Para más colmo, las lesiones merman a un equipo corto de efectivos. Herrera pidió una plantilla con poco más de 20 jugadores para tirar de la cantera, pero esta parece estar desaparecida. Nacho Méndez pudo salir cuando se lesionó Bergantiños, pero el preparador quiso rizar el rizo para terminar de volver locos a sus futbolistas.

Álex Pérez actuó junto a Rachid como doble pivote y Carlos Castro se unió a Santos en el ataque. El uruguayo estuvo participativo, pero erró un penalti a falta de cinco minutos para el final. Asumió la responsabilidad, pero la actitud con la que ejecutó la pena máxima es para hacérselo mirar.

El Sporting necesita un giro radical en su rumbo. Herrera ya no tiene ni camino ni brújula. Y lo peor de todo, la afición cada vez está más cansada de las actuaciones de su equipo.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos