El sportinguismo resiste en Cádiz

Los aficionados rojiblancos fueron ubicados en una de las esquinas del Carranza. / ISMAEL MOLINA
Los aficionados rojiblancos fueron ubicados en una de las esquinas del Carranza. / ISMAEL MOLINA

Medio millar de seguidores rojiblancos respaldaron a su equipo en el Carranza | Los afición del conjunto gijonés no pudo celebrar un nuevo triunfo, pero dejó el estadio con un empate que le mantiene en ascenso directo

J. BARRIO / I. Á. CÁDIZ.

Ni los más de novecientos kilómetros que separan Gijón de Cádiz privaron al Sporting del respaldo de su fiel afición. Diseminados por varios rincones de la grada del Carranza, aunque en su mayoría concentrados en la esquina visitante, medio millar de seguidores rojiblancos respaldaron a su equipo, que no pudo encadenar su novena victoria, pero cosechó un empate que le mantiene en la zona de ascenso directo una jornada más y congela las aspiraciones cadistas de alcanzar los dos puestos de cabeza.

El termómetro, al filo de los veinte grados, acentuaba la sensación de desasosiego en el feudo amarillo, que presentaba un buen ambiente por la iniciativa del club andaluz de ofrecer entradas a bajo precio en su afán de crear una caldera. En ella se hizo notar la afición rojiblanca, que se dejó ver por la ciudad desde la víspera. Representantes de muchas peñas como Casa Kilo, Maliayo, Río Nalón, El Desastre, Vegadeo, Portería Sur, Los Escalones, Tremañes, Pilarona, Astur Rubén, Siete Pichichis y Covadonga mostraron su apoyo al conjunto dirigido por Rubén Baraja en la 'Tacita de Plata', a la que se acercaron aficionados sportinguistas que pasaban sus vacaciones en Conil. Un paseo por la playa con degustación del 'pescaíto' frito y alguna caña para mitigar el calor marcaron las horas previas a que el balón echase a rodar.

La Federación de Peñas, con su presidente Jorge Guerrero a la cabeza, estuvo representada en el estadio gaditano, en el que los aficionados sportinguistas resoplaron aliviados al ver el balón estrellarse en el larguero tras la parada salvadora de Mariño al comienzo de la segunda mitad. Tensos ante el empuje del Cádiz, lamentaron desde la otra punta del estadio el remate desviado de Isma López en los últimos minutos de un duelo que no desvía a los gijoneses de un camino hacia el ascenso que pretenden seguir recorriendo este domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos