El sportinguismo sufre con gusto en Almería

La peña Isma hizo una muestra de fuerza en su desplazamiento a Almería, donde celebró el importantísimo triunfo del equipo de Rubén Baraja. / E. C.
La peña Isma hizo una muestra de fuerza en su desplazamiento a Almería, donde celebró el importantísimo triunfo del equipo de Rubén Baraja. / E. C.

Medio millar de seguidores, algunos molestos en las taquillas, impulsaron al Sporting hacia la victoria en los Juegos Mediterráneos

JAVIER BARRIO ALMERÍA.

Bajo un agradable sol, ni rastro de la lluvia que empapaba el Norte la semana pasada, el sportinguismo disfrutó de lo lindo en Almería al final de noventa agónicos minutos. Fueron más de medio millar los aficionados que se retorcieron en su butaca antes y durante, y que se dieron cita en las gradas de los Juegos Mediterráneos, estadio sorprendido por el animoso respaldo rival.

En las taquillas, antes de que el partido rompiera a sudar, hubo mosqueo entre algunos seguidores rojiblancos. La peña de La Estrella de El Arbeyal, por ejemplo, manifestó su malestar por lo que se encontraron en las taquillas. «Te venden las entradas a 30 euros si quieres entrar a la grada con la camiseta o distintivos del Sporting, pero si no, son más baratas», protestaba una aficionada, ataviada de rojiblanco para la ocasión. A la queja se unieron algunos aficionados más.

La peña sportinguista Isma hizo una muestra de fuerza en Almería. Faltó en esta ocasión Arturo Sánchez, su relaciones públicas, pero cubrieron el vacío con un desembarco notable en la grada, donde se situaron Javi, Úrsula y Nora, de La Camocha. Una de las grandes atracciones en la previa fue Andrés Linares, el niño de Cartagena que solo tiene ojos para el Sporting. Posó con varias peñas. También tiene mérito lo de Tomás Marín, natural de Alicante y sin ningún contacto con Gijón, ni Asturias, más allá de la pasión que incubó por el Sporting en sus años dorados.

Representación institucional

Mientras Javier Fernández, Javier Martínez y Ramón de Santiago se acomodaban en el palco, sonaba en el ambiente la canción 'Girasoles', de Rozalén, en un cariñoso recuerdo a la memoria del pequeño Gabriel Cruz, al que el Sporting hizo también su homenaje en la previa con un emotivo vídeo en el que dibujaba un 'pescaíto'. Los futbolistas del Almería salieron al campo con camisetas de apoyo a su compañero Fran Rodríguez, lesionado, mientras los rojiblancos lo hicieron con el clásico recordatorio a Quini. Coreado en el minuto 9 del partido. Siempre 'El Brujo'. El grito de guerra antes de la batalla, a la que solo faltan nueve jornadas para su conclusión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos