Sudor y sonrisas en La Ñora

La plantilla realiza uno de los juegos programados por el preparador físico. Una carrera en la que un compañero de cada grupo no podría pisar la arena. / FOTOS DAMIÁN ARIENZA

La plantilla rojiblanca, con el preparador físico al frente, se ejercitó en la playa tras recorrer la senda costera del Cervigón «La arena es una superficie en la que los jugadores no están acostumbrados a entrenarse, el entorno es espectacular», explicó el preparador David Chorro

A. MAESE GIJÓN.

«Los jugadores se han divertido». No había, no obstante, ningún futbolista cerca para corroborar las palabras del preparador físico del Sporting, David Chorro. Por los gestos de los rojiblancos cuando pisaron la arena de la playa de La Ñora, la diversión tan solo llegó cuando comenzaron los juegos a escasos metros del mar. Hasta entonces, las piernas de los futbolistas sufrieron las cuestas de la senda costera del Cervigón.

«La arena es una superficie a la que los jugadores no están acostumbrados. Ayuda a trabajar la fuerza y la resistencia, algo que quise combinar con juegos para hacer grupo», explicó el preparador. Es cierto que la competición en las carreras de velocidad y el 'futvoley' ayudaron a que los jugadores sacaran la segunda sonrisa de la jornada. La primera fue nada más bajarse del autocar, justo antes de salir a la carrera hacia La Ñora.

El sol acompañó al equipo desde el comienzo hasta el final. Las nubes que por la tarde cubrieron Gijón respetaron el trabajo que Chorro tenía planificado para que los rojiblancos se distrajeran lejos de la Escuela de Fútbol de Mareo. «Me gusta salir del entorno habitual, creo que ayuda a hacer grupo», aseguró el extremeño.

Chorro, que desveló no haber pisado Asturias hasta que fichó por el Sporting, se mostró encantado con el entorno que le rodea. «Mareo es espectacular porque tiene buenos campos y una residencia que nos permite controlar las dos comidas más importantes del día», comentó el joven técnico de 26 años, que ya trabajó con el Real Madrid antes de trasladarse con Herrera a Valladolid.

No se desplazaron a La Ñora todos los miembros del equipo. Álvaro Bustos no se ejercitó con los que hasta ayer fueron sus compañeros porque se encontraba firmando su desvinculación de la entidad rojiblanca. El gijonés se ha convertido en la sexta baja del Sporting. Al igual que ocurrió con Julio, Paco Herrera mantuvo una conversación con el extremo en la que le comentó que no entraba en sus planes de cara a la próxima temporada.

Más

Fotos

Vídeos