Sporting

Sporting | Torrecilla mide el ánimo de Herrera

Miguel Torrecilla, con Paco Herrera y el preparador físico David Chorro, en un entrenamiento de esta temporada. / ARNALDO GARCÍA
Miguel Torrecilla, con Paco Herrera y el preparador físico David Chorro, en un entrenamiento de esta temporada. / ARNALDO GARCÍA

El salmantino mantendrá un contacto con el técnico para apoyar su continuidad | El club, preocupado por la moral del preparador, espera zanjar el debate del banquillo durante la jornada de hoy

J. BARRIO GIJÓN.

Con la impresión de que Paco Herrera se sentará el domingo en el banquillo de El Molinón -aunque en el club se imponen la prudencia y el hermetismo en relación a esto-, Miguel Torrecilla tiene previsto mantener algún contacto con el técnico catalán a lo largo de la jornada de hoy dentro de ese periodo de reflexión que se ha otorgado el club. El director deportivo del Sporting es favorable a la continuidad de Herrera, al considerar que en esta crisis hay una serie de factores que han influido de forma clara en la caída del rendimiento del equipo, como las lesiones, y que además existe margen para mejorar la plantilla en el mercado de invierno.

Con esto, el salmantino pulsará el estado de ánimo del preparador catalán para reafirmar sus intenciones y las del club, donde se mantiene el respaldo a Herrera y se defiende su trayectoria, aunque no se oculta, por otra parte, la gran preocupación que existe en las oficinas de Mareo por el bajón que mostró el entrenador del Sporting en su última rueda de prensa en Barcelona.

Esto último es lo que ha mantenido la posibilidad abierta en las últimas horas de que hubiera un relevo en el banquillo, algo que tampoco convence de momento, considerando el club que no existe en el mercado un candidato de la talla de Paco Herrera, testado en todo tipo de situaciones en el fútbol profesional. La posibilidad de que se produzca un cambio de entrenador no está cerrada de forma definitiva, porque está muy ligada al ánimo que muestre el preparador, aunque por el momento se piensa más en su continuidad.

Más Sporting

Ni Paco Herrera, ni Miguel Torrecilla, se dejaron ver ayer por las instalaciones de Mareo, donde el Sporting B se midió y ganó al Real Unión. Mientras, los miembros del consejo, con el presidente Javier Fernández a la cabeza, han mantenido un contacto permanente durante el fin de semana. En principio, el entrenador ha manifestado sentirse con fuerza para recuperar el terreno perdido en su círculo de confianza, pero no ha ocultado, como expresó en la rueda de prensa del Miniestadi, que la derrota frente al Barcelona B le ha hecho mucho daño por la imagen ofrecida, dejándole tocado. «Han sido los peores primeros 45 minutos del campeonato», llegó a decir. A esto se suman las lesiones, con las miradas puestas en la preparación física, y el pobre rendimiento que están ofreciendo muchos futbolistas, factores todos ellos que están engrandeciendo la crisis. Por ello, con el recuerdo de lo sucedido con Abelardo muy presente, el club no cierra la puerta a ninguna modificación en el tablero.

Las próximas horas, en ese sentido, serán claves para confirmar al entrenador en el cargo. Si todo discurre como parece y el entrenador no muestra síntomas de flaqueza y debilidad en los contactos, el club tiene en la cabeza manifestar su confianza en Herrera a través de alguna intervención pública, cerrando filas en torno al entrenador para enterrar cualquier debate, al menos en lo que depende del club, y reducir así el ruido de todos los nombres de entrenadores que están siendo ofrecidos al Sporting en estas últimas horas. Un despido, por otra parte, tendría su impacto frente al mercado invernal, lo que reduciría el margen de maniobra económico del club para mejorar la plantilla con algunos fichajes.

Respaldo público

Miguel Torrecilla, como máximo responsable de la parcela deportiva, sería el encargado de transmitir ese respaldo el preparador en una semana complicada, en la que se teme un ambiente difícil en el partido del domingo frente al Tenerife, en el que el Sporting se juega no descolgarse más de la parte alta de la clasificación, además de la celebración el jueves de la junta de accionistas, donde seguramente tendrá mucho peso la actualidad deportiva. Lo que está claro es que el Sporting asume que no puede demorar más el final de esta inestabilidad que se inició con la derrota del viernes frente al Barcelona B.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos