«Traigo los deberes hechos de casa»

Hernán Santana, ayer, sobre el césped del número 2 de las instalaciones de Mareo. /  ARNALDO GARCÍA
Hernán Santana, ayer, sobre el césped del número 2 de las instalaciones de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

Hernán Santana asume en su presentación que «sé que esta semana es especial»«La primera sensación que tuve de vivir fútbol de verdad fue cuando vine a El Molinón con Las Palmas», asegura

J. BARRIO GIJÓN.

Hernán Santana conquistó ayer en su puesta de largo como futbolista del Sporting, desvelándose como un jugador muy cercano, ilusionado por vestir el rojiblanco y extrovertido, pese a lo novedoso de esta experiencia. «Estoy muy contento e ilusionado con esta oportunidad. Es algo nuevo para mí porque llevo muchos años en el fútbol profesional, pero siempre en el equipo de mi isla», aseguró el ya exfutbolista de Las Palmas, que jugará en el Sporting lo que resta de temporada y tres años más.

Escoltado por Miguel Torrecilla, quien le dio la bendición señalando que «es un centrocampista de los que denominamos 'todocampista', con buen pie para la distribución y de alto ritmo para la recuperación», el mediocentro canario manifestó su especial satisfacción por poder jugar como local en El Molinón: «Cuando debuté en el fútbol profesional con Las Palmas, la primera sensación que tuve de vivir fútbol de verdad fue cuando vine a Gijón y me enfrenté por primera vez al Sporting». Y prolongó a renglón seguido que «me enamoró el ambiente, el clima, la afición y ese estadio».

Contra su condición de recién llegado, Hernán Santana, que lucirá el '8' en la trasera de su camiseta, evidenció un alto conocimiento de muchos detalles de la actualidad del Sporting. De hecho, en el inicio de su rueda de prensa de presentación, deslizó con una sonrisa que «traigo los deberes hechos de casa y sé que este semana es diferente», en un guiño al derbi, para al que presentó su candidatura: «Me veo en un buen estado de forma y sí me siento capacitado». Del volcánico choque, eso sí, apuntó que «son tres puntos más, pero es un ambiente muy diferente al habitual y los jugadores tenemos que evadirnos de él, centrarnos en el choque e intentar ganar».

En un par de cuestiones anunció pinceladas de su buen humor, sobre todo cuando se le cuestionó por los problemas de adaptación de algunos futbolistas canarios, como en su momento Ricardo León. «Yo me voy a coger una casa muy grande para que venga toda la familia acá y me cueste menos adaptarme», comentó con una sonrisa. Ya más serio, matizó, «todo es mentalizarse y saber que toca un cambio de aires», al mismo tiempo que recordó que «esta ciudad cuenta con un factor muy importante, que es el mar, que me lo va a hacer más fácil». También apuntó sobre su carácter cercano que «mi abuela me ha enseñado que hay que saludar a todo el mundo y tener mucha educación», agregando que «intento crear un buen clima porque los jugadores estamos acostumbrados a que nos mimen, pero también hay que preocuparse por todo el mundo». Con todo eso, concluyó, «vengo a ser uno más» y se definió como «una persona muy tranquila; para sacarme de mis casillas tiene que pasar algo grande».

Jugar de portero

En relación a la definición de Torrecilla sobre su fútbol, Hernán Santana bromeó con que «le faltó decir que podía jugar de portero, pero creo que hay dos muy buenos». Su autorretrato fue el de un jugador que «le gusta llegar al área contraria, pero también meterse en la suya para defender», reconociéndose de un «corte parecido» a Sergio y Bergantiños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos