Sporting

El Sporting, tras las huellas del camino correcto

El Sporting, tras las huellas del camino correcto

Herrera supera la décima jornada con números similares a los de los últimos ascensos a Primera | El actual Sporting suma tres puntos menos que el equipo de Preciado en 2007 y dos menos que el de Abelardo en 2014

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Reconocía Paco Herrera en la víspera del partido ante el Huesca que desde el vestuario del Sporting se había planteado la semana con el ambicioso objetivo de sumar nueve puntos en tres partidos. Tras algunas jornadas de dudas, desde el cuerpo técnico se consideraba que estos seis días de actividad frenética podían relanzar al equipo anímicamente y asentarlo en la zona alta de la tabla. El empate trastocó el plan, pero permite al sportinguismo mantener las esperanzas en que el proyecto continúe transcurriendo por el camino correcto. Precedentes para ello hay: basta con retrotraerse a los dos últimos ascensos a Primera logrados por el equipo rojiblanco y comparar los números de entonces con los actuales.

En la temporada 2007-2008, con Manolo Preciado al frente del banquillo, el Sporting superó la jornada diez del campeonato con 21 puntos a favor, tres más de los que lleva actualmente el equipo de Paco Herrera. La trayectoria del equipo rojiblanco hasta aquel momento era casi inmaculada, con seis victorias y tres empates, pero el Celta de Vigo cortó en seco la racha al asaltar El Molinón el 28 de octubre de 2007. El Sporting de Abelardo, por su parte, llegó a la actual fase de la temporada con 20 puntos y no conoció la derrota hasta la jornada 21, un dato sin comparación en la historia del club.

Más Sporting

Las tres trayectorias guardan muchos aspectos en común al margen de la puntuación. El balance anotador, por ejemplo, es similar en todos los casos. El Sporting de Preciado llevaba a estas alturas 16 goles a favor y 6 en contra, por los 15 goles a favor y 7 en contra del equipo de Abelardo y los 14 goles a favor y 7 en contra de los hombres de Herrera. Luego, otros matices evidencian las distintas fortalezas y debilidades de uno y otro.

El equipo de Preciado había exhibido hasta entonces una gran solidez defensiva al lograr dejar su portería a cero en seis de los diez partidos, una cifra que calca el actual Sporting de Paco Herrera. Abelardo, por su parte, logró que los suyos anotaran al menos un gol en todos los encuentros de ese periodo. Tanto el cántabro como el gijonés fueron fieles desde el inicio de sus proyectos a un planteamiento sobre el que construyeron sus equipos. Tal vez esa es la principal diferencia con el incipiente Sporting de Paco Herrera, pendiente aún de definir su personalidad.

Preciado dibujó rápidamente el esquema de su equipo. La alineación se recitó casi de memoria durante todo el curso, al margen de las dudas que el cántabro encontró siempre en la banda derecha, con Pedro y Luis Morán alternándose la titularidad. Abelardo, por su parte, arrancó el campeonato apostando por Álex Barrera como titular en la medular, aunque pronto rectificó y encontró una base sin el de Viella que mantuvo durante todo el curso. Este año, Herrera aterrizó en el Sporting con la intención de explotar el fútbol por las bandas, pero ha ido variando su hoja de ruta en busca de un equipo más equilibrado entre defensa y ataque.

Hasta la fecha, Herrera ha utilizado varios planteamientos diferentes. En los últimos partidos ha recuperado el 4-2-3-1 con el que inició la competición, tras una serie de partidos apostando por un 4-3-3 que dio bien resultado, por ejemplo, en la visita a Tarragona. El verdadero cambio, no obstante, está en el perfil de los propios jugadores utilizados. El catalán ha buscado un fútbol vistoso al situar a hombres como Moi Gómez, Carmona o Álex Pérez en el centro del campo, pero ha sido la reciente entrada de Bergantiños en el once lo que ha dado al equipo el armazón que necesitaba.

Un delantero franquicia

Tras el partido ante el Sevilla Atlético, Paco Herrera destacó lo importante que sería para el equipo rojiblanco que su delantero franquicia, Stefan Scepovic, comenzara a asomar en los primeros puestos de la tabla de goleadores en Segunda División. El serbio y Carlos Carmona son los dos máximo anotadores del actual Sporting, con tres goles cada uno. Guerrero y Pablo Pérez firmaban los mismos números al inicio de la temporada 2014-2015. Ese hombre de referencia en ataque sí lo encontró Manolo Preciado en el inicio del curso 2007-2008, con un inspiradísimo David Barral. El delantero gaditano acumulaba seis goles en los diez primeros partidos. Recuperar la versión del primer año de Scepovic en Gijón, o al menos una parecida, puede ser una de las llaves de un nuevo ascenso.

En lo que no encontrarán muchas diferencias los jugadores del actual Sporting respecto a los últimos que lograron devolver el club a la máxima categoría es en el apoyo de la afición. Tanto en 2007 como en 2014, El Molinón conectó desde el principio con dos equipos que parecían invencibles a estas alturas de la temporada. Al cuadro de Paco Herrera le ha costado más congraciarse con la grada por la imagen irregular que ha mostrado en algunos partidos recientes, pero tras el partido del viernes ante el Huesca parece que se ha recuperado la comunión. La ruta hacia la Primera División pasa también por El Molinón. Las estadísticas dejan entrever que el nuevo Sporting avanza por el camino bueno.

Fotos

Vídeos