El último adiós a mi ídolo

Abelardo abraza a Quini en el acto de inauguración de la avenida que lleva el nombre del exdelantero del Sporting./DANIEL MORA
Abelardo abraza a Quini en el acto de inauguración de la avenida que lleva el nombre del exdelantero del Sporting. / DANIEL MORA
ABELARDO, ENTRENADOR DEL ALAVÉS

Pasan las horas y sigo sin creerme que Quini ya no está con nosotros. Poca gente sabe lo que ‘El Brujo’ superó en la vida, todos los obstáculos que sorteó y las batallas que ganó. Después de dejar atrás un cáncer y ahora le ocurre esto. Su pérdida es una pena terrible para todos los que le conocíamos y le queremos. Es difícil de creer.

Nadie puede hablar mal de Quini. Era una persona toda bondad, cercana... Siempre tenía una palabra para levantarte la moral. Recuerdo cuando perdías y él estaba ahí, era el primero en animarte, siempre de buen humor. No me olvidaré nunca de aquellos viajes en autocar y las mil anécdotas que tenemos de experiencias que compartimos.

Gijón estuvo ayer despidiéndole en un día en el que El Molinón se quedó pequeño. No olvidemos que se trata de la persona más emblemática de la historia del Sporting. Y es que el Sporting es Quini. ¿Alguien tiene dudas de su dimensión? Que le pregunten a un aficionado del Oviedo. Nadie va hablar mal de Quini.

Era una pasada caminar con él por la calle y ver cómo le pedían autógrafos. Hasta niños pequeños de siete y ocho años le conocían. Era increíble lo que trascendía su figura.

La autoridad de Quini merece mención aparte. Dijera lo que dijera, era palabra de ‘El Brujo’ y eso era suficiente para todos los que le escuchábamos. Todo el mundo le respetaba.

Parece mentira, pero a mí me tenía respeto. Me consideraba un poco como su jefe cuando yo era entrenador del primer equipo. Siempre le recordaré con un cariño enorme, siempre de buen humor, siempre con un gesto amable para todos.

No podía faltar a la cita en El Molinón para despedir a un amigo y dar el último adiós al que fue mi ídolo de la infancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos