Sporting

Sporting | A velocidad de crucero

Paco Herrera, en la vuelta al trabajo, intercambia impresiones con Ángel Rodríguez, su segundo. / ARNALDO GARCÍA
Paco Herrera, en la vuelta al trabajo, intercambia impresiones con Ángel Rodríguez, su segundo. / ARNALDO GARCÍA

Tras el derbi, el Sporting se mantiene en las alturas de la tabla y calca los números de los dos últimos ascensos | La cifra de goles recibidos en cuatro jornadas es la más baja en relación a todas las temporadas que culminaron con un cambio de categoría

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Superado el ruido del derbi, que no debería procurar más daño que el orgullo herido por ceder un empate a cinco minutos del final y una revisión seria de la segunda mitad, el Sporting mantiene su ritmo de crucero, agarrado a la 'media inglesa', aunque se haya invertido la tendencia y el último triunfo haya sido como forastero y el empate, como anfitrión, alterando la esencia más purista de esta popular expresión. Dos victorias y dos empates suma el equipo de Paco Herrera en este inicio de temporada, calcando los datos de los dos últimos ascensos: ocho puntos había cosechado el grupo de Preciado en la temporada 2007-2008 y otros tantos bendijeron el arranque del curso 2014-2015, con Abelardo en la cocina de proyecto. Ocho suma ya el técnico catalán.

Más Sporting

«Lo último que les he dicho a mis jugadores es que somos muy buenos y que lo vamos a hacer muy bien, y seguimos imbatidos. Estoy convencido de que somos un gran equipo», subraya Paco Herrera. Dicho de otra forma, que conviene no desnortarse, ni equivocarse con el resultado del derbi, que a fin de cuentas arroja un saldo positivo para los rojiblancos, encaramados en la parte alta de la clasificación. Un punto y seguido. «La dinámica es muy buena: seguimos invictos, tenemos ocho puntos y creo en la línea que estamos siguiendo. No se pueden ganar todos los partidos, pero el equipo está bien, hace goles y recibe muy poco», razona Diego Mariño.

LOS DATOS

Tendencia actual
El equipo de Herrera suma ocho puntos en cuatro partidos, con siete goles a favor y solo uno en contra.
Últimos ascensos
La cifra de puntos que lleva el equipo en cuatro jornadas es la misma, en el mismo tramo, de la temporada 2007-2008 y de la 2014-2015. Ambas terminaron con el cambio de categoría.
Número histórico
En las cuatro primeras jornadas de los siete ascensos del Sporting siempre se recibió más de un gol.

Los números alimentan su impresión. Salvo ante el Alcorcón, al que nadie ha conseguido marcar en los cuatro partidos iniciales, los rojiblancos han visto puerta en todas las jornadas, incluida la última frente al Oviedo, al que marcó Carmona, el futbolista más en forma y fiable de la plantilla. Y el balance de goles en contra se reduce a ese tanto de Toché, que rompió una solidez de 355 minutos, aunque no desluce en la historia. Tomando como referencia los siete ascensos que adornan la biografía del Sporting, nunca se había sobrepasado la jornada cuatro con un registro tan bajo de goles recibidos.

Un amanecer distinto

Ayer, tras una ligera resaca, el amanecer fue distinto en el corazón del vestuario del Sporting. Se relativizó el efecto del gol final de Toché y se puso en valor el punto, que mantiene la dinámica positiva del equipo desde el arranque de la temporada. Y, en la faceta más pasional del derbi, realmente no hubo ganadores ni perdedores. Tampoco se obvió, lógicamente, el desinfle de la segunda mitad, fundamentado en una pérdida de identidad de los rojiblancos, muy previsibles y agarrotados con el balón, que terminaron cediendo y reculando después de una primera parte excelsa y en la que arrollaron a su rival, manifestando bastantes picos en su fútbol que se apagaron al paso por el túnel de vestuarios.

Herrera ha hecho en las últimas horas un refuerzo de lo positivo, diagnosticando, por otra parte, los errores que detectó en ese inexplicable acogotamiento sin balón, sabedor de que la digestión de lo sucedido tiene que ser rápida. «Me preocupa cómo lo gestionemos. Si ganamos el derbi puede hacer que cojamos aire dentro de la camisa, vayamos hinchados y nos den un palo en el próximo partido», avisó ya en la víspera del Sporting-Oviedo.

No se inclinó hacia ese extremo el resultado, pero evidenciaron los futbolistas cierto disgusto con el punto, a diferencia de la euforia que se vio al otro lado del campo con idéntico desenlace. De ahí que Herrera hiciera una rápida intervención todavía con el pulso acelerado para evitar confusiones. «Siempre suelo hablar al día siguiente, pero sí me interesaba comentarles hoy -por el sábado- dónde había estado el error», desveló el técnico catalán. La intención es pasar página cuanto antes porque al final de la semana aguarda el Numancia, que no es poca cosa. Fiel a su tradición, ya cuenta sus dos primeros partidos en Los Pajaritos por victorias, sin goles en contra.

Fotos

Vídeos