«Estamos yendo hacia donde queríamos con el equipo»

Javier Fernández, entre Jorge Guerrero y Quini. /  ARNALDO GARCÍA
Javier Fernández, entre Jorge Guerrero y Quini. / ARNALDO GARCÍA

Javier Fernández avanza sobre el mercado invernal que «nos queda una cantidad para un jugador de gran nivel»

J. BARRIO GIJÓN.

En la apertura del acto de renovación del sólido vínculo entre el Grupo Resnova, en el que está integrado Cyasa Nissan, y el Sporting, el presidente Javier Fernández hiló un discurso medido, con mucha lectura interna, trenzado por una recurrente serie de metáforas relativas al mundo de la automoción, aunque con un mensaje claro. «Estamos como un coche nuevo, en tiempo de rodaje, eso sí, manteniéndonos, pese a las dudas, en los puestos altos, con regularidad, no vaivenes clasificatorios de arriba y abajo», comentó en el inicio. Luego salpicaría su discurso con una defensa a la gestión, al proyecto deportivo y una filosofía clara. «Vamos a preocuparnos de lo nuestro», sentenció.

Horas después, en la entrega de los trofeos Quini, organizados por la Federación de Peñas y EL COMERCIO, el dirigente descifró su mensaje del mediodía. «Vamos encajando piezas. Han venido muchos nuevos jugadores en esta pretemporada y estamos yendo hacia donde queríamos», explicó Javier Fernández, antes de recordar, contra alguna crítica, que el equipo se ha mantenido en las alturas desde el inicio del curso: «Estamos en la parte alta de la tabla y tenemos mucho margen de mejora. No es tanto, ni tan poco. El equipo tiene partidos que está jugando bien y otros que empieza bien y termina mal, pero hay que tener paciencia».

Aquí volvió a recurrir el presidente rojiblanco al mundo del motor. «No es lo mismo que tengamos una bujía averiada con que tengamos el motor gripado», insistió. Irrumpió entonces el mercado invernal y la posibilidad de redondear al proyecto con el fichaje de un extremo. No entró Javier Fernández en detalles, aunque reconoció que «quizá falte algún especialista en algún puesto concreto», confirmando que «queda una cantidad suficiente para traer un jugador de gran nivel, pero es Miguel (Torrecilla) el que tiene que gestionarlo», sin desvelar más datos. En cualquier caso, un par de preguntas antes había reiterado el dirigente que «el mercado de invierno no es algo que nos guste mucho».

11,5 millones de tope

Javier Fernández también desmenuzó algunos datos de la economía del club, concretando el tope salarial en 11,5 millones, especialmente después de que el club cerrara la campaña de abonados con 24.402. La previsión inicial para este apartado, recordó, estaba en torno a los 3,1 millones de euros de ingresos, pero después del inesperado crecimiento social, con un lógico ajuste de menos ingresos por taquilla al disponer de más socios, habría aumentado un millón de euros más sobre esta cifra inicial.

Acarició más temas, insistiendo en que la venta de Meré había sido una decisión «deportiva» para mejorar el tope salarial, y mantuvo la duda sobre la fecha de la junta. «Si no es en diciembre, será a principios de enero», dijo, concluyendo con una postura de defensa del club en el conflicto judicial contra Iñaki Tejada, Gerardo Ruiz e Isidro Fernández: «Son contratos a tres años cuando se firman y a un año y medio vencido cuando se dan de baja. Simplemente pretendemos reconocer ese contrato como se hace con cualquier deportista profesional. Vamos a seguir pelando por lo que entendemos que es justo para el Sporting hasta el Tribunal Supremo».

Más

Fotos

Vídeos