La bandera de las complicaciones

La bandera de las complicaciones
Alineación del Sporting en la primer visita del Nástic a Gijón, el 8 de febrero de 1948. De izquierda a derecha, de pie, Cholo, Pío, García, Ladreda, Munárriz y Gayol. Agachados, Chano, Sánchez, Molinucu, Iglesias y Vitín.

El Sporting se creó dificultades en la primera visita liguera del Nástic a Gijón, en 1948, en un partido que parecía fácil con un 3-0 a favor

Manuel Rosety
MANUEL ROSETYGijón

A veces hay partidos que parecen accesibles y están encauzados, pero un simple error evitable lo complica. El Sporting tiene cierta experiencia en encuentros que se presentan fáciles, aunque el refrán diga que eso no existe y menos en el fútbol, para que en un tropezón se conviertan en complicados.

En la pasada campaña, el conjunto gijonés tuvo un inicio muy esperanzador con Herrera en el banquillo, pero de forma inesperada cambió la imagen del equipo. Después, ya con Baraja, hubo una racha en la que se acariciaba el ascenso directo. Al final, se fue todo al traste, por complicaciones propias.

Hace dos temporadas, la permanencia parecía al alcance de la mano, con Abelardo en el banquillo, sobre todo después de un inicio ilusionante. En la segunda vuelta, con Rubi de entrenador, hubo opciones de reengancharse, pero el propio Sporting se enredó reiteradamente, para acabar con un descenso que era evitable.

En la primera visita liguera del Nástic de Tarragona a Gijón ocurrió algo parecido, en un partido que los gijoneses ganaron por 3-2.El antetítulo de la crónica de EL COMERCIO fue: «Las dificultades de un partido fácil». Los rojiblancos ganaban 3-0 a los 28 minutos, con goles de Pío, en dos ocasiones, y Molinucu. En el segundo tiempo, los rojiblancos se hundieron y los tarraconenses, liderados por el ex barcelonista Balmanya, quien luego sería seleccionador nacional, desarbolaron a los locales, que acabaron pidiendo la hora con un 3-2 a veinte minutos del final.

En el análisis de la crónica, lo más destacado fue la omnipresencia del popular García, el pundonor de Vitín y la actividad del extremo Chano durante los primeros veinte minutos, pero sin pisar el área. Los demás carecieron de méritos para ser señalados y a alguno, sin detallar nombres concretos, el cronista le señalaba como 'mérito' un pasaporte sólo con viaje de ida. La temporada acabaría con el primer descenso gijonés, después de más concesiones inesperadas.

Sánchez acosa al portero Durán, en la visita tarraconense de 1950.
Sánchez acosa al portero Durán, en la visita tarraconense de 1950.

El Nástic ya les había dado un repaso a los rojiblancos en la campaña anterior, en un emparejamiento copero, cuando los catalanes estaban en Segunda, camino de su primer ascenso, en 1947. En Primera mantuvo el mismo equipo que ascendió, con sólo tres retoques, en un equipo dirigido por el aragonés José Nogués, quien cinco temporadas después fue fichado por el Sporting. Es el único entrenador que perteneció a ambos conjuntos.

En la pasada campaña, la visita del Nástic a Gijón se produjo cuando el Sporting empezaba a amagar una reacción, para recuperar posiciones en la clasificación, con algunos problemas a domicilio. Incluso en la fase de eclosión de los rojiblancos también hubo complicaciones en El Molinón. El triunfo sobre el Nástic se materializó con goles de Santos y Rubén García, pero pese a la aparente comodidad, no fue un triunfo fácil y hasta con dos tantos de diferencia no se apreciaba incertidumbre en el ambiente.

El Sporting sólo ganó un partido con relativa comodidad en las visitas del Nástic a Gijón. Fue en la campaña del segundo ascenso gijonés, con un 3-0, en octubre de 1950. Otros dos triunfos fueron ajustados. También se registraron dos empates y dos victorias unto catalanas.

Por cierto, de la visita del Nástic de la pasada campaña, el 28 de enero del año en curso, sólo quedan en la plantilla gijonesa cuatro jugadores que fueron titulares. Mariño, Álex Pérez, Canella y Carmona estuvieron en aquella alineación, más Nacho y Juan Rodríguez en el banquillo, aunque no llegaron a intervenir. En el conjunto catalán estaba el gijonés Juan Muñiz, ahora en el Lugo. En otras épocas hubo otros quince jugadores que militaron en los dos equipos. Fueron los casos de Chipía, Coma, Paquito, Lara, Juanjo Valencia, Ismael Irurzun, Juan Díaz, Mingo, Jorge, Bauzá, Bergantiños, Gerardo, Viguera, Calavera y Álvaro Bustos.

En esta ocasión, el Nástic llega a Gijón sin ex rojiblancos. También el Sporting espera a los catalanes sin ex del conjunto rival y con el objetivo de mantener arriada la bandera de las complicaciones. Que no pase como en la visita tarraconense de 1948 o en Alcorcón en la jornada anterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos