La cantera suple la falta de delanteros con una goleada

El goleador Pablo Pérez trata de adelantarse a su par en una jugada a balón parado. / PHOTO-DEPORTE
El goleador Pablo Pérez trata de adelantarse a su par en una jugada a balón parado. / PHOTO-DEPORTE

Pablo Pérez, con un doblete, Pedro Díaz, Pablo Fernández y Traver firmaron los tantos del Sporting en una cómoda victoria de los rojiblancos

ANDRÉS MAESE SESTAO.

Comentó Rubén Baraja hace unos días que, si Sergio abandonaba el Sporting, «la vida y el fútbol seguían». Ayer, en Sestao, el Sporting continuó su camino sin uno de los emblemas del club. El avilesino dejó hueco en el centro del campo, irremplazable por el momento por todo lo que representa en el vestuario, que ocupó Cristian Salvador en la segunda victoria del cuadro del 'Pipo' ante un Tercera División que no opuso resistencia.

El equipo que comenzó el partido amistoso en Las Llanas se encuentra entre las mejores alineaciones que a día de hoy puede permitirse Rubén Baraja. El técnico quiso volver a probar el trivote que mejor hizo jugar al equipo hasta la fecha y con el que se estrenó esta pretemporada en Villaviciosa.

Cristian Salvador guardó las espaldas de Hernán Santana y Nacho Méndez. Estos dos últimos rojiblancos llevaron el ritmo del primer acto con un notable Carmona en la banda derecha y un discreto Isma Cerro en la izquierda a pierna cambiada. La parcela ofensiva la completó Pablo Pérez. El gijonés fue de los mejores y se reivindicó con dos tantos, que estrenaron el marcador. El primero llegó tras una buena acción de Nacho Méndez. El centrocampista demostró tener carácter y personalidad en la medular. Abrió el juego a la banda derecha y Carmona hizo el resto para que Pérez marcara a placer.

El mallorquín capitaneó el ataque rojiblanco y compartió la banda con Molinero, que, al igual que Canella, tuvo profundidad para poner un par de centros al corazón del área, que no pudieron rematar ni Pablo Pérez ni Isma Cerro.

A diferencia de los choques ante el Lealtad y el Pontevedra, el Sporting esta vez sí mostró su superioridad desde el primer minuto con un juego que fue de más a menos y que dejó varias jugadas de gran calidad, con buen toque en el centro del campo y profundidad en las bandas, a las que tan solo les faltó un buen rematador. Sin duda, el talón de Aquiles de un equipo en construcción.

En esta ocasión, Baraja ofreció sesenta minutos al equipo inicial, salvo a Mariño, que cedió la portería a Dani Martín «para que los jugadores vayan cogiendo el ritmo apropiado». El desgaste físico se hizo notar y el nivel del juego bajó notablemente. A falta de media hora para el final, el técnico realizó nueve cambios. A los recién incorporados les costó entrar en calor, pero cuando lo hicieron 'fabricaron' tres goles en cinco minutos.

Pedro Díaz, Pablo Fernández y Traver añadieron sus firmas al doblete de Pablo Pérez con tres tantos de bella factura. A falta de delanteros, buenos son los canteranos para maquillar las debilidades de un equipo al que, a pesar de la goleada, le sigue faltando presencia en ataque.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos