El club estudia la llegada de un último refuerzo en función de las salidas

Pablo Pérez. /  A. GARCÍA
Pablo Pérez. / A. GARCÍA

El perfil que se busca es el de un futbolista específico para la banda izquierda o de un jugador que pueda actuar en el enganche y como interior

J. BARRIO GIJÓN.

A falta de tres días para el cierre del mercado de verano, el Sporting se centra únicamente en los remates finales del proyecto. Hay una posibilidad abierta para redondear la plantilla de Baraja con una última incorporación, pero no es sencilla. Está supeditada a las salidas que se produzcan estos días y a las posibilidades que ofrezca el mercado en este desenlace. El perfil de búsqueda es el de un futbolista específico para la banda izquierda o un jugador ofensivo, con características de mediapunta, pero que pueda adaptarse a una posición de interior, en lo que encajan ahora mismo André Sousa y Hernán Santana.

Antes, sin embargo, el Sporting necesita agilizar el capítulo de salidas. Pablo Pérez, como informó EL COMERCIO, busca una cesión para continuar con su progresión al considerar que va a tener muy poca participación esta temporada. Hay varios equipos de la categoría interesados en el mediapunta gijonés, entre ellos el Extremadura, Alcorcón y Almería, además de alguna otra posibilidad más. En todo caso, su prioridad pasa por encontrar un destino que le permita tener cierta continuidad, como sucedió en su temporada en Santo Domingo.

Con Rachid, el club busca una rescisión de contrato, encontrándose el centrocampista en su último año. Antes del inicio de la pretemporada, el Sporting confirmó al franco-argelino que no entraba en los planes de Baraja para esta temporada. No hay, de momento, una salida prevista, pero el club ya no cuenta con el jugador, que llegó a Gijón en 2013, pero cuya carrera ha ido estancándose desde la temporada 2016-2017, en la segunda temporada del Sporting en Primera. Su participación cayó a partir de ese año, pasando cedido por el Tenerife y el Waasland-Beveren belga, pero sin demasiada participación.

Juan Rodríguez se queda

En el caso de Juan Rodríguez, mientras, el club valoró la posibilidad de que saliera cedido en las últimas semanas, pero el entorno del jugador ha cerrado esta puerta por el momento, entendiendo que hay un riesgo al gestionar una cesión en un momento en el que la competición ya se ha iniciado y los proyectos están formados prácticamente en su totalidad, a falta de algún remate. Salvo un giro radical, el defensa gallego, de 23 años, continuará a las órdenes de Baraja, aunque su caso volverá a valorarse en el próximo mercado invernal.

Otro de los casos que se están valorando en las oficinas de Mareo es el de Isma Cerro. El futbolista cacereño, que se ha reincorporado al trabajo con el grupo estos días, ha visto cómo se multiplicaba la competencia en el ataque en estas últimas semanas, con muchas variantes y posibilidades. La idea es buscarle una cesión para que continúe con su progresión esta temporada y no se vea frenado por la inactividad, pero dependerá de las opciones que haya en el mercado.

La salida de algunos de estos futbolistas permitiría liberar masa salarial y estudiar esa última incorporación, algo que ahora mismo parece complicado, aunque el movimiento del final del mercado siempre es impredecible. El club, en ese sentido, tampoco descarta la opción de guardarse esa bala hasta el próximo mercado invernal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos