Cruel derrota del Sporting en Riazor

Cruel derrota del Sporting en Riazor
PALOMA UCHA

El cuadro de Baraja apostó por defender y lo pagó caro ante el Deportivo

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Fue un partido ramplón. Sin ocasiones, sin paradas, sin regates y casi sin goles. El único tanto que se vio en el partido sentenció el duelo a favor del Deportivo, que buscó más la victoria ante un Sporting que se olvidó de atacar.

El castigo fue duro. Cruel, muy doloroso. Pero bien es cierto que si algún equipo se mereció llevarse los tres puntos, se fue el Deportivo. Entre otras cosas porque los hombres de Baraja no remataron entre los tres palos. Djurdjevic y Álvaro Jiménez se desesperaron en los minutos que estuvieron sobre el terreno de juego ante la falta de balones para poder generar peligro.

1 Deportivo

Dani Giménez, David Simón, Domingos Duarte, Pablo Marí, Caballo, Didier Moreno, Álex Bergantiños (Carles Gil, m. 79), Vicente Gómez (Mosquera, m. 87), Krohn-Dehli, Pedro Sánchez y Carlos Fernández (Fede, m. 70).

0 Sporting

Mariño; Geraldes, Babin, Álex Pérez, Molinero; Cofie, Sousa, Nacho Méndez, Álvaro Jiménez (Hernán Santana, m. 61), Carmona (Salvador, m. 79) y Djurdjevic (Neftali, m. 71).

Goles:
1-0: m. 90+4. Pablo Marí.
Árbitro:
Sagués Oscoz. Amonestó a Carlos Fernández, Moreno por parte del Deportivo. En el Sporting vieron amarilla Álex Pérez, Sousa, Méndez y Cofie fue expulsado por doble amonestación.
Incidencias:
partido disputado en Riazor con presencia de medio centenar de sportinguistas.

Mariño destacó por encima del resto con permiso de Babin y Cofie, que estuvo bien, salvo en la inocente expulsión que obligó a los rojiblancos a resistir el empate a cero en los últimos minutos con un hombre menos. El guardameta detuvo un penalti en la primera parte en una acción dudosa. Cofie se quejó de una falta, que significó la primera amarilla, y la teórica falta de Babin en el área fue más que dudosa.

El descanso le sentó mejor a los locales que salieron decididos a por el encuentro. El muro construido por Rubén Baraja esta temporada resisitió sin mayores consecuencias, salvo en el despiste del último minuto. Un saque de esquina, que el Deportivo lo ejecutó en corto, terminó con un centro al corazón del área que cabeceó Pablo Marí.

Defensivamente el equipo estuvo de notable, pero se olvidó de atacar. Sería injusto no recordar que Robin Lod se encuentra con su selección y que Blackman, por el que se espera mucho en Mareo, continúa lesionado. Con la ausencia de dos piezas que están llamadas a marcar las diferencias, el Sporting sufrió para crear peligro.

Más Sporting

Los rojiblancos no estuvieron acertados en los últimos metros. Carmona, Álvaro Jiménez y Djurdjevic no pudieron acercarse con peligro al área del rival. Las imprecisiones y la ansiedad por intentar llegar lo antes posible a la portería del Deportivo no fueron buenos compañeros para los delanteros. Baraja apostó por dar continuidad a la alineación habitual del inicio liguero con la salvedad de Nacho Méndez en el centro del campo por Hernán Santana, pero su plan no funcionó.

Ahora el Sporting tiene que pensar en la Copa del Rey y en recuperar los puntos perdidos en El Molinón. Se echó de menos un equipo más atrevido y más confiado en sus posibilidades de ganar en un campo como Riazor. La Segunda División tiene grandes equipos con grandes estadios, a los rojiblancos no les quedará otra que dar un paso adelante lejos de casa.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos