El Sporting se desinfla en El Molinón

Los jugadores rojiblancos protestan por la actuación del árbitro tras el gol del Numancia./Arnaldo García
Los jugadores rojiblancos protestan por la actuación del árbitro tras el gol del Numancia. / Arnaldo García

Suma un punto ante el Numancia en un encuentro marcado por la polémica actuación arbitral

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Si en algo van a coincidir los seguidores del Sporting y del Numancia es que Trujillo Suárez no estuvo a la altura. El mayor perjudicado del mal arbitraje fue el cuadro rojiblanco, que vio como subió al marcador un gol de Villalba, que se encontraba en claro fuera de juego.

Resulta inexplicacble que con tanta tecnología como se está implantando en el mundo del fútbol, esta no haya llegado a Segunda División. El grave error del colegiado permitió que el Numancia saliera vivo de El Molinón tras una gran primera parte de los hombres de Rubén Baraja.

El preparador no quiso cambiar el sistema ante la ausencia de Cofie por sanción. El lugar del ghanés lo ocupó un Nacho Méndez que, al igual que le sucedió al equipo, se desinfló en la segunda mitad. El canterano aportó fútbol en el centro del campo, una asignatura pendiente para Cofie cuando actúa por delante de la defensa. Al rojiblanco le acompañaron Cristian Salvador y Sousa, que también estuvieron de notable alto en el primer acto.

1 Sporting

Mariño; Molinero, Álex Pérez, Babin, Canella, Cristian Salvador, Nacho Méndez, Sousa (Morilla, m. 56), Carmona, Lod (Neftali, m.78)y Djurdjevic.

1 Numancia

Juan Carlos, Jajo, Calvo, Yeboah, Alain (Noguera, m. 78), Medina (Nacho, m.70), Atienza, Guillermo (Grego, m. 90), Mateu, Villalba y Diamanka.

Goles:
1-0: m. 12, Babin. 1-1: m. 41, Villalba.
Árbitro:
Rujillo Suárez. Amonestó a Cristian Salvador, Babin, Canella, Álex Pérez, Álvaro Jiménez, Molinero, Nacho Méndez en el Sporting. Por parte del Numancia vieron amarilla Atienza, Diamanka, Mateu. Expulsó a Villalba por doble amarilla.
Incidencias:
partido disputado en El Molinón ante 19. 240 espectadores.

En general, el Sporting se gustó ante el Numancia en los primeros 45 minutos, pero el buen juego no continuó tras el descanso. Algo de lo que se aprovecharon los sorianos para rascar un punto en Gijón. Lod actuó por la izquierda y Carmona, junto a Molinero, regresó a la derecha. Al finlandés se le vieron cosas, aunque aún necesita adquirir el ritmo de la competición. Se entendió extraordinariamente con Sousa hasta que el portugués abandonó el terreno de juego por decisión de Baraja.

La sustitución, entró Pelayo Morilla por el luso, cambió el encuentro. Los rojiblancos perdieron presencia ofensiva y sobre todo el criterio que había aportado el trivote durante gran parte del choque. Los nervios se apoderaron de El Molinón y del equipo y todo ello no sirvió para encontrar el camino hacia el tanto de la victoria.

El Numancia intentó dormir el encuentro en la segunda mitad con posesiones largas y por momentos llegó a controlar a su rival, que terminó el partido con más corazón que cabeza. Y como suele suceder en estos casos, los delanteros no hicieron más que chocar contra los defensas.

El empate es injusto porque en rasgos generales el Sporting fue superior al Numancia y porque el gol de los visitantes no tenía que haber subido al marcador. Cristian y Nacho Méndez se dejaron notar, aunque a los dos les faltó gasolina en la recta final. El cansancio les llevó a precipitarse y cometer erorres de bulto, pero es lo que tiene apostar por la cantera.

La paciencia será fundamental para ver crecer a estos futbolistas que esta tarde demostraron que tienen cualidades y futuro para liderar a un Sporting que por segunda jornada consecutiva no suma los tres puntos. El viaje a Pamplona no llega en el mejor momento, pero esta Segunda División es lo que tiene. Habrá que sudar sangre para estar entre los mejores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos