Euforia en el vestuario del Sporting tras la victoria en Huesca