El Sporting no cede ante la presión de Federico Barba para abandonar el club

El Sporting no cede ante la presión de Federico Barba para abandonar el club
Barba, en la sesión de ayer, volvió a entrenar al margen. / A. GARCÍA

El italiano se reunió ayer por la tarde con Javier Fernández y Miguel Torrecilla para insistir sobre su deseo de regresar a Italia

A. MAESE GIJÓN.

Salió a entrenarse, pero lo hizo al margen del grupo. La rodilla derecha de Federico Barba parece que evoluciona favorablemente. Lo que no progresa adecuadamente, al menos hasta el momento, son las negociaciones que mantiene el italiano con el Sporting para salir del club.

El zaguero no se esconde. El pulso que mantiene con la directiva quedó patente unas horas antes de que el equipo partiera a Portugal la semana pasada en una breve reunión que mantuvo con Miguel Torrecilla en Mareo. Viajó con la expedición rojiblanca, pero no se ejercitó aquejado de molestias musculares en su rodilla derecha.

Tres días después de regresar a Gijón, Barba vuelve a la carga. Ayer habló con el director deportivo en dos ocasiones. La primera fue antes de que la plantilla partiera a Covadonga. Desplazamiento en el que formó parte. Una conversación de treinta segundos parece que fue suficiente. El jugador se subió al autocar y puso la mejor de sus sonrisas a los seguidores que les esperaban a las puertas de la Santa Cueva.

Varios equipos italianos pujan por hacerse con los servicios del defensa

El segundo asaltó se produjo en torno a las ocho de la tarde. El defensa coincidió con Isaac Cofie en las oficinas.

Mientras el presidente se hacía la foto protocolaria con el centrocampista de Ghana, a Barba le tocaba esperar su turno. Una vez que la nueva incorporación abandonó la Escuela de Fútbol de Mareo, los focos se centraron en el italiano.

Cerca de dos horas estuvieron reunidos el presidente, el director deportivo y el jugador. Una negociación que, ayer por la noche, no llegó a buen puerto. El rojiblanco presiona para salir y el Sporting resiste para recibir los tres millones de euros que marca su cláusula de rescisión.

La puja por Federico Barba, según ha podido saber este periódico, la mantienen varios equipos italianos entre los que no se encuentra el Parma. Ninguno de ellos ha llegado a los tres millones de euros que solicita el Sporting, por lo que la negociación continúa estancada.

Sin llegar a declararse en rebeldía, el central deja claras sus intenciones con las ausencias en los entrenamientos. Quiere volver a jugar en su país natal. Italia será su destino siempre que el club que le pretenda alcance los tres millones de euros. De no ser así, la directiva rojiblanca parece que no dará su brazo a torcer.

Las negociaciones se intensifican con el paso de los días. Una señal que podría significar el adiós de un central que la temporada pasada fue un fijo tanto en las alineaciones de Paco Herrera como en las de Baraja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos