Los fichajes superan con éxito su primer test ante su afición

Tete Montero intenta el disparo ante la oposición de Cofie y Geraldes, con Álvaro detrás. / ARNALDO GARCÍA
Tete Montero intenta el disparo ante la oposición de Cofie y Geraldes, con Álvaro detrás. / ARNALDO GARCÍA

El técnico hizo debutar en El Molinón hasta ocho de los futbolistas incorporados por Torrecilla este verano

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

La alineación del Sporting que sonó ayer por la megafonía de El Molinón antes del partido ante el Nástic sonó muy diferente a cualquiera de la pasada temporada. Rubén Baraja hizo debutar ante su afición a ocho de los futbolistas incorporados a la plantilla rojiblanca de cara al nuevo curso desde que arrancó la pretemporada. Molinero, Geraldes, Cofie, Sousa, Álvaro Jiménez y Djurdjevic formaron parte del once inicial, mientras que Neftali y Robin Lod salieron en la segunda mitad. Por los aplausos durante el encuentro y los comentarios escuchados desde la grada, todos recibieron el aprobado de su nueva afición.

Quien más elogios despertó fue Isaac Cofie. El centrocampista ghanés exhibió su enorme capacidad física en el centro del campo, mostró sus dotes para la recuperación de balón y facilitó la construcción del juego rojiblanco con un fútbol sencillo pero eficaz. Por su perfil, puede ser un futbolista que guste en El Molinón.

También tuvo un debut destacado el portugués Geraldes, que apenas pasó apuros en el lateral derecho y se sumó con relativa facilidad al ataque. En el costado izquierdo, Molinero tuvo que adaptarse para cubrir la baja de Canella y cubrió el expediente con buena nota.

El otro futbolista luso del equipo, André Sousa despachó una actuación sobria y oxigenó al equipo en la recta final, cuando las fuerzas comenzaban a flaquear. Más discreto fue el debut de Álvaro y Djurdjevic, que acusaron la falta de adaptación al equipo y las frenéticas jornadas de la última semana tras concretarse su llegada al Sporting.

Por último, Baraja dio a entrada a Neftali y Robin Lod en la recta final del partido. El delantero suizo peleó en ataque, aunque no encontró ocasiones claras de gol con las que redondear su actuación. Sí lo hizo Robin Lod, tal vez el jugador más esperado ayer en El Molinón y que sentenció el partido al anotar el segundo tanto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos