El juvenil, en el podio de goleadores más jóvenes del club

Vertiginoso como sus potentes conducciones de balón, Pelayo Morilla devora registros de precocidad. Cuarto debutante más joven en la historia del Sporting en el campeonato liguero, el canterano se estrenó en la Copa del Rey dejando su sello.

Recién superada la media hora de juego, el extremo lanzó una falta envenenada desde el costado diestro. Su golpeo cerrado encontró la colaboración involuntaria de Grego, que contribuyó con su desvío a que el balón se alojase en el fondo de la portería del Numancia para doblar la ventaja gijonesa. Una diana que permitió al juvenil, con diecisiete años y 63 días, ingresar en el podio de goleadores más jóvenes del club rojiblanco, tras la estela de Campanal y Eloy Olaya, que encabeza ese registro al celebrar un gol cuando todavía no había soplado las velas de su decimosexto cumpleaños. Después de mostrar su desparpajo en Alcorcón, en su segundo duelo oficial vivió su bautismo goleador con un tanto a la postre decisivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos