Marcaje al hombre de Rubén Baraja

Marcaje al hombre de Rubén Baraja

El entrenador da numerosas indicaciones a sus jugadores para intentar corregir los errores del equipo | Nick Blackman, cuyo debut puede producirse el sábado en Pamplona, fue el futbolista que más instrucciones recibió por parte del cuerpo técnico

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

«Esto acaba de empezar, pero tenemos muchas cosas que mejorar». Es una de las conclusiones a las que ha llegado Rubén Baraja una vez que se han cumplido las cinco primeras jornadas de la competición. El preparador, al igual que todo su equipo de trabajo, es consciente de que le queda mucho camino por recorrer para lograr que el nuevo grupo de jugadores que forman la primera plantilla del Sporting se compenetren a la perfección para mostrar su mejor nivel.

Poco a poco los futbolistas adquieren las ideas transmitidas por el técnico vallisoletano, aunque uno de los puntos a reforzar, tal y como también explicó Baraja, se encuentra en la parcela ofensiva. Quizás por ello, el preparador siguió ayer los movimientos de sus jugadores más de cerca de lo habitual. Durante las casi dos horas que duró la sesión, se le vio mantener varias conversaciones individualizadas tanto con los centrocampistas como con los hombres de ataque del equipo.

Isaac Cofie y Cristian Salvador intercambiaron opiniones con Rubén Baraja. La velocidad de los pases, la tranquilidad que necesitan a la hora de manejar los tiempos del partido o incluso los movimientos sobre el terreno de juego pudieron ser algunos de los temas sobre los que charlaron los jugadores con su entrenador.

El técnico tendrá que decidir para el encuentro del sábado en Pamplona si dar continuidad al trivote que utilizó ante el Numancia -con Cristian Salvador, Nacho Méndez y Sousa- o devolverle la titularidad a Cofie, hombre por el que apostó desde el primer día que pisó la Escuela de Fútbol de Mareo.

La salida del equipo no resultará sencilla. Osasuna apuesta por la fortaleza física en sus encuentros en casa y este tipo de rivales no se le dan especialmente bien a los rojiblancos. Quizás, la alternativa que maneja el entrenador es la de alinear tanto al ghanés como al zamorano, tal y como hizo ante el Numancia en Copa del Rey. De esta manera la medular ganaría músculo.

Pero los dos centrocampistas no fueron los únicos que recibieron indicaciones por parte de sus técnicos. José Ramón Rodríguez, segundo entrenador, también siguió muy de cerca las acciones de Robin Lod y de Uros Djurdjevic, dos futbolistas que pueden necesitar más margen para su integración ante la barrera que supone el idioma. El finlandés actuó pegado a la línea de cal en la banda izquierda, mientras que el serbio fue la referencia en ataque de uno de los equipos en los que dividieron al grupo para completar el segundo entrenamiento de la semana.

Lod continúa demostrando que tiene una potente zurda. En los ejercicios en los que se precisó de su disparo puso en aprietos tanto a Mariño como a Christian Joel y Dani Martín, que está prácticamente recuperado y participó con total normalidad en el ensayo matinal.

Por su parte, Uros Djurdjevic no cesa en el empeño de afinar su punto de mira. El delantero aún no sabe lo que es marcar en la Liga, pero en los entrenamientos demuestra tener entre ceja y ceja la portería rival. Sus movimientos y su entrega durante los encuentros agradan tanto a sus entrenadores como a la afición, pero le queda estrenar su casillero como goleador para resolver los partidos a favor del Sporting.

Algo más de tiempo parece que necesitará Nick Blackman. El atacante inglés ya es uno más en las sesiones. Desde que llegó a Gijón estuvo más tiempo apartado de los terrenos de juego de lo que lleva sobre ellos, pero ya acumula dos semanas con la misma carga de trabajo que el grueso del grupo.

Más Sporting

Durante el entrenamiento de ayer se le vio conversar con Baraja y su segundo entrenador. Se espera de él que aporte profundidad y velocidad en los ataques del equipo. Al futbolista se le ve integrado y con ganas de demostrar el fútbol que tiene en sus botas. Y su oportunidad podría llegar el sábado en Pamplona.

De entrar en la citación, Baraja esperará a la segunda mitad para concederle sus primeros minutos. En principio, el británico aterrizó en el Sporting para jugar como delantero, así que tendrá que esperar a que Djurdjevic le ceda su hueco en el campo, salvo que el técnico apueste por jugar con dos puntas. Una opción que, a priori, solo se baraja si el equipo fuese por debajo en el marcador. Así pues, la entrada de Blackman en la dinámica del primer equipo podría desplazar a un tercer plano a Neftali, que podría reforzar al filial de José Alberto. Mientras la maquinaria empieza a funcionar, el Sporting buscará en Pamplona su primera victoria lejos de El Molinón. La duda para el choque es saber si Pelayo Morilla llegará a tiempo para jugar. El canterano se retiró el martes del entrenamiento por un choque fortuito con Neftali y ayer no se ejercitó con sus compañeros.

Tanto él como Isma Cerro son los únicos jugadores que se encuentran en la enfermería rojiblanca, por lo que Baraja cuenta con la mayor parte del equipo para intentar asaltar el Reyno de Navarra. Tras el empate cosechado ante el Numancia, una victoria en Pamplona daría el empujón necesario al equipo, que busca estar entre los mejores desde el inicio de la competición.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos