El Comercio
Sporting

El Sporting despierta con la lluvia

  • Los rojiblancos dominaron tras el descanso, en el que nivelaron los dos goles de desventaja del primer tiempo, pero perdieron en el Emma Cuervo en los penaltis

El Sporting perdió el trofeo Emma Cuervo ante el Lugo en los penaltis. El conjunto gijonés hizo un mal primer tiempo, en el que el Lugo logró una merecida ventaja, pero luego, coincidiendo con la aparición de una lluvia torrencial, los de Abelardo cambiaron la imagen, empataron y hasta tuvieron ocasiones de ganar, pero faltó acierto. El infortunio se repitió en los penaltis.

El conjunto gijonés salió con demasiadas imprecisiones y con poco contacto con el balón. Un error en un despeje provocó un córner que remató Pavón al aprovechar una indecisión en el marcaje. El Sporting tardó en entrar en el partido ante un rival con más toque. Los rojiblancos corrieron mucho, pero entraron poco en juego. Sólo en una jugada, con presión de Guerrero, Rachid avanzó en solitario, pero su disparo se le fue desviado por muy poco.

El equipo rojiblanco apareció a ráfagas, pero con poca llegada, mientras que los gallegos tenían más toque, con precisión, lo que provocaba un desgaste inútil de los discípulos de Abelardo.

El técnico gijonés hizo un cambio posicional, para adelantar a Rachid y reestructurar a Barrera, para buscar más potencia en el centro del campo. Sólo se vieron algunas jugadas aisladas, en las que se dejaba notar Álvaro Bustos, pero sin apoyos y sin encontrar rematadores.

Bernardo, el mejor de la zaga, evitó dos remates en acciones en las que el Lugo pudo aumentar la diferencia, que incrementó a cinco minutos del descanso, en un error del desbordable Lora, quien derribó a Iago. El penalti lo ejecutó Manu para marcar el segundo tanto. Pudo ser peor para los gijoneses, con una clara ocasión de Iago, pero su defectuoso remate fue interceptado por Cuéllar.

En el segundo tiempo cambió la decoración. El Sporting fue más incisivo, tuvo más presencia en el juego e inquietó más a Mallo, a quien le sorprendió un buen cabezazo de Guerrero en un buen pase de Rachid.

A los 60 minutos se produjeron los cambios en bloque en los dos equipos, lo que no influyó en el control del partido, que era del Sporting.

Llegó el empate en un centro de Carlos Castro que superó a Mallo. El conjunto gijonés pudo adelantarse en el marcador, pero Jony no estuvo acertado dos veces en las que ganó la posición a la defensa gallego. En esta fase, el Lugo pudo marcar de nuevo en un ingenuo penalti de Isma a Lucho, pero Cuéllar detuvo el tiro de Álvaro Peña.

En la fase final, los gijoneses volvieron a tener más ocasiones, pero se repitió el infotunio.

En los penaltis, el Lugo acertó los cuatro lanzados por Luis Fernández, Iago, Laro y Peña, sin necesidad de lanzar el quinto, ya que en los rojiblancos marcó Jony, pero fallaron Isma y Mandi.