El Comercio
Sporting
Diego Mariño, con la selección sub 21.
Diego Mariño, con la selección sub 21. / EFE

sporting

El portero Diego Mariño, segundo fichaje rojiblanco

  • El jugador, pendiente solo de la rúbrica de algunos documentos, firmará por cuatro años y el Sporting compensará al Levante con 200.000 euros

Diego Mariño es el segundo fichaje del Sporting para la próxima temporada. El portero gallego firmará por cuatro años con el club rojiblanco, que compensará al Levante con 200.000 euros para hacer posible el traspaso. Una cantidad que espera amortizar con la salida de Alberto, próximo a comprometerse con algún club de Segunda. La llegada del meta es la segunda incorporación que cierra la entidad tras confirmarse la contratación de Víctor Rodríguez.

Uno de los deseos que trasladó Abelardo a la dirección deportiva cuando llegó el momento de planificar la plantilla fue la contratación de un guardameta que pudiera competir con Iván Cuéllar por la titularidad. Perdida la confianza en Alberto, Nico Rodríguez se lanzó al mercado en busca de un portero que estuviera al alcance económico del Sporting. Hubo interés en Becerra, que terminaba contrato con el Girona, pero la opción preferida por parte del director deportivo fue Diego Mariño, un portero de 26 años cincelado en la cantera del Villarreal, que lleva una trayectoria irregular en las tres últimas temporadas en las que ha defendido la portería del Valladolid y el Levante. Como internacional en las categorías inferiores, fue dos veces campeón de Europa sub 21 y una con el combinado sub 17. Formó parte también del equipo español que participó en los Juegos Olímpicos de Londres.

El club azulgrana no ha puesto excesivas trabas a la salida del futbolista, ansioso de empezar una nueva etapa en su carrera después del fracaso que supuso el descenso con el cuadro valenciano. La única condición que puso el Levante fue recibir una compensación económica que sufragara la cantidad (300.000 euros) que, previamente, desembolsó para hacerse con los servicios del guardameta cuando éste era propiedad del Valladolid. El Sporting aceptó pagar 200.000 euros y el jugador, por su parte, renunció a percibir una parte del dinero que el Levante tenía que abonarle, de acuerdo al contrato que tenía suscrito y que finalizaba dentro de dos campañas.

Una fecha en la que también expira el vínculo de Alberto con el Sporting. El meta catalán ha encargado a su representante, Quique de Lucas, que escuche ofertas ya que su pretensión es recuperar protagonismo después de dos temporadas a la sombra de Cuéllar en Gijón. El Girona es uno de los equipos que han mostrado interés en su contratación y su salida puede estar cercana. La llegada de Mariño puede incluso acelerar la marcha de las negociaciones.

Sitúan a Cuéllar en Grecia

Dos años de contrato, curiosamente, le quedan todavía a Iván Cuéllar en el Sporting. El portero emeritense sorprendió al principio del verano cuando dejó entrever su deseo de que el club le revisara al alza las condiciones económicas del acuerdo suscrito el pasado verano. «Siempre es bueno sentirse valorado», advirtió el guardameta. Ayer, un periódico ateniense, deslizaba el nombre de Cuéllar como una opción para la portería del Olympiakos, que busca un relevo a Roberto, que se ha comprometido por el Espanyol para las próximas tres campañas.

El siguiente paso en la hoja de ruta de la dirección deportiva es incorporar a un tercer portero para la primera plantilla al objeto de cubrir posibles eventualidades. Es público que no continuará la próxima campaña Dennis, quién desempeñó ese papel los últimos dos cursos.

El meta gijonés, que lleva desde los seis años en Mareo, termina contrato el 30 de junio y el Sporting le hizo una oferta para continuar en el filial, en Tercera, reduciéndole a la mitad su ficha. El portero maneja varias alternativas para su futuro, que está lejos de Gijón.